¿Cuándo es necesario ir al sexólogo?

  • Cuando nos damos cuenta de que algo no funciona en nuestra vida sexual y queremos cabiar la situación, puede ser el momento de acudir al profesional.

’Tengo 45 años, igual que mi marido, y quisiera solucionar el problema sexual que sufro desde hace muchos años. No sé si llamarlo indiferencia, frigidez o falta de deseo, pero, a consecuencia de ello, mi marido está apático, a veces tiene dificultad en penetrarme o eyacula prematuramente. Sé que nos queremos y me gustaría disfrutar de la relación sexual, sobre todo por él. He pensado en acudir a un sexólogo, pero no sé cómo plantearlo y tengo muchas dudas. ¿Qué puedo hacer?’

A veces, de repente, nos damos cuenta de que algo no funciona en nuestras vidas. Sabemos que existe para nosotros una vida sexual diferente, apreciamos que nos estamos perdiendo algo y queremos dejar atrás años de sufrimiento emocional. La solución está en poner algo de nuestra parte, no esperar a que cambie la otra persona, informarnos más, escucharnos, conocernos y, sobre todo, buscar ayuda.

Cómo dar el paso

La decisión de acudir a la consulta sexológica provoca miedos e incertidumbres. En nuestra mente funciona una especie de ecuación en la que ’sexualidad es igual a problema’. A veces podemos acudir al médico como persona de confianza. Muchas disfunciones sexuales tienen que ver con otras patologías como la diabetes, problemas cardíacos, trastornos depresivos... Comentarlo con el médico de cabecera puede ser de gran ayuda.

Pero cuando se descartan otros problemas, hay que acudir al especialista en sexología. Esto suele producir temor e inseguridad, tanto en hombres como en mujeres; pero es la forma de resolver lo que nos pasa. Eso nos permitirá ahondar en nuestra historia sexual, algo que para muchas personas sigue estando arrinconado y oculto.

Cuando surgen problemas, hay que dar el primer paso, tomar la decisión de ir y acudir a la cita. Allí comprobaremos que las preguntas del terapeuta nos ayudan a conocer realmente lo que nos pasa, descubrir que las emociones tienen que ver con los pensamientos, que nuestro comportamiento influye en el otro y que la fisiología corporal, para reactivarse, necesita también de besos y de poesía.

El terapeuta sexual nos va ayudar en ese viaje, pero el destino tenemos que decidirlo nosotros. El especialista nos preguntará detalles sobre nuestra actividad sexual: dónde, cuándo, cómo y por qué; qué dificultades físicas tenemos; qué fármacos tomamos; qué hemos hecho para resolver el problema; por qué creemos que nos ocurre y qué esperamos de la terapia sexual. Contaremos con un espacio y un tiempo para nosotros. A veces, las dificultades encubren conductas cotidianas en las que no habíamos reparado; otras, estamos tan centrados en el problema, que no vemos más allá. La terapia exige de nosotros, no sólo la práctica de técnicas, sino el deseo firme de centrarnos en la solución.

Lo que debes tener en cuenta

Para solucionar un problema, primero tienes que querer hacerlo. Acudir a un especialista presionada por tu pareja sólo conduce a comprometerte con el problema, pero sin meterse a fondo a resolverlo. A veces se utiliza el recurso de acudir a un terapeuta por el miedo a perder la pareja, o ’por él’ (o ella)... En las consultas se escuchan frases como: ’Sexualmente yo no necesito más, pero no quiero que él lo busque en otra parte’.

Es importante que seas tú quien desea mejorar la relación, y que lo hagas por ti misma. También hay personas que piensan que el terapeuta va a resolver los problemas, que con una especie de estrategia mágica va a solucionar tu vida sexual. El profesional nos puede ayudar si nos dejamos ayudar, pero si no estamos dispuestos al cambio, si no valoramos la relación, si estamos seguros en la cotidianiedad y cualquier cambio nos parece peligroso, puede ser mejor seguir con las quejas y quedarnos como estamos.


Cosas que te pueden ayudar

Decir en tono fatídico ’tienes que hacer algo’ supone echar balones fuera, poner la responsabilidad en el otro, decirle que el dueño del problema es él o ella. Es una forma de agredir al otro sin buscar soluciones. Es mejor mantener ese tipo de conversaciones fuera del dormitorio y de la casa. Háblale en primera persona, empieza por los aspectos positivos, por los que van bien en la relación, comentad los dos qué cambios os gustarían y plantead la necesidad de buscar ayuda sexológica. La información la podéis obtener del médico de cabecera, ambulatorio, centro de salud, etc.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

"No puedo querer". Tras esta tremenda frase podría esconderse esto... https://t.co/N7QKcIzgOP https://t.co/Q38Vinbo4D Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¿Por qué Victoria Beckham nunca sonríe? https://t.co/KIGgZmO3fo https://t.co/ml1FnF6pCe Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Así dieron los Reyes el último adiós a la Infanta Alicia de Borbón-Parma https://t.co/VzCxWpRCKB https://t.co/1SBTsJ5j57 Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

¿Y si engordo porque tengo algún problema de salud? Quizá aquí encuentres la respuesta: https://t.co/D7BoFpEDns https://t.co/3UVJbzbMQZ Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

El lado oscuro de los abdominales... https://t.co/f31BpXkLCl https://t.co/dNk5Ff0pft Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡A comer! Ficha en nuestras #recetas este rollo relleno con tomates secos https://t.co/R1MiX03QiD https://t.co/mLRDNeo2hl Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Emma Thompson alerta: "Las actrices jóvenes, simplemente, no comen" https://t.co/KMyFIo6MsL https://t.co/f6oAFYxRXF Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Cannes adelgaza a Claudia Cardinale en su cartel. ¿Por qué? https://t.co/v843ln9v7g https://t.co/WevHEzYVsy Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Los #superalimentos llegan a la cosmética. Descubre qué pueden hacer por tu piel o tu cabello… https://t.co/RyIB0ofJXh Hace 6 horas · responder · retweet · favorito

Instagram