Troitiño

  • Cualquiera que haya estado de vacaciones en los últimos días, dedicándose con pasión a la Semana Santa, que es semana de pasión, lo menos que esperaría es llegar y encontrarse con la noticia de que Antonio Troitiño ya está detenido. Vano afán. Troitiño ha puesto tierra de por medio, como cualquier persona con dos dedos de frente -menos los jueces- podría suponer.

Miren, los delincuentes que han sido condenados y cumplen su condena tienen todo el derecho a salir de la cárcel y deben reincorporarse a la sociedad.

Eso es incuestionable. Lo que se puede cuestionar es si Troitiño ha cumplido su condena, que parece que no. Y, desde luego, voluntad de reincorporarse a la sociedad, tampoco parece que tenga mucha. Antonio Troitiño quedó en libertad con setenta euros en el bolsillo, cogió un taxi, llegó a su casa y nunca más se supo de él. Y ahora le están buscando.

Ahora, cuando los jueces han recapacitado y han llegado a la conclusión de que su sitio es la cárcel. Ahora, cuando vaya usted a saber dónde anda. Quiero creer que este sujeto está localizado, y que si no le detienen es por algún motivo que quizá ahora mismo no se puede explicar aunque sí se pueda suponer.

No me gusta que los asesinos anden sueltos. Ni me gusta que desde su escondrijo se rían de la sociedad a la que aborrecen. No me gusta que nos tomen el pelo a quienes creemos en el estado de derecho, ni me gusta que empleen para combatirlo las mismas armas legales que los demás empleamos para defenderlo.

Por eso no me gusta que Troitiño y otros troitiños estén campando a sus anchas. Ya ven, volvemos de vacaciones con la misma desazón con la que nos fuimos. Con la sensación de que las cosas no están en el lugar que les corresponde. En el caso de este tipo, en la cárcel.
 
Escúchalo en Punto Radio.

Autora

+info
Autora

La directora del programa 'De costa a costa' en Punto Radio nos trae una visión de la actualidad con ánimo de no pasar ni una. No se puede ser políticamente correcta en los tiempos que corren. Síguela también en www.puntoradio.com