¿Orientales o italianos?

  • Aunque una leyenda romana dice que la pasta nació como consecuencia de una pelea entre Vulcano, el dios del fuego, y Ceres, la diosa de la vegetación, los historiadores aseguran que fue Marco Polo quien la trajo a Europa tras descubrirla en sus viajes por Oriente. Éstas son las diferencias entre la pasta italiana y la oriental.

CHINA. El plato más típico son los fideos o tallarines chinos, que están hechos con harina de arroz. Se denominan “fen” y, como están salados, se cuecen en agua hirviendo sin sal. Su tiempo máximo de cocción es de cinco minutos. En China también tienen fideos hechos con harina de trigo, que se denominan “miàn”.

JAPÓN. Los fideos “udon” están elaborados con harina de trigo y se toman en sopa o salteados. Otra variedad que se consume en el país nipón son los fideos “soumen”, preparados también con harina de trigo, que son muy finos y se suelen tomar fríos. Los “soba” están hechos con harina de alforfón y son muy gustosos por sí solos, una vez cocidos.

ITALIA. El trigo duro molido y mezclado con agua es la base de la pasta italiana, a la que se añaden luego otros ingredientes: huevos, verduras o incluso tinta de calamar, como en las cintas negras que hemos utilizado para nuestra receta. Hay tres grandes grupos:

Larga:
espaguetis, tallarines, “pappardelle”, “fettuccini”, “tagliatelle”, “linguini”...
Corta: macarrones, “rigatoni”, pajaritas, tornillos...
Rellena: se elaboran en forma de lámina para preparar canelones y lasañas, raviolis... Aunque es menos habitual, también se elaboran con harina de arroz y de garbanzo verde.