Despídete del blanco. Los tonos intensos invaden este espacio, el más innovador de la casa.