Perdí la cabeza por ella. Cuando la conocí, rápidamente reparé en la delicada estructura de sus formas. Ocultaba su torso de pechos pequeños pero cándidamente insinuantes tras un jersey “cisne”, de ésos que tapan la garganta, a veces llegando casi hasta la boca, y sin embargo, aún sobresalía una porción de cuello sumamente estilizado, divino, a juego con sus manos de madonna renacentista.

Sus dieciocho años apenas se atrevían a mostrarla como una mujer, adolescencia tardía que busca la madurez con una torpeza dulce, a tientas entre un mundo todavía soñado, apenas vivido.

Portada de figurín, hombros anchos, largas piernas, caderas poco marcadas, sólo lo suficiente para la sensualidad dentro de su extraña inocencia. Fuste de columna gótica. Sentimientos que adiviné intensos (después supe que lo eran, demasiado tal vez) a través de sus ojos negros, también intensos. Ojos bestiales en eterna búsqueda de algo más. Casi alejada de lo humano, sublime, mi diosa delgada de cabello largo y desordenado.

La encontré cuando nacía a una retrasada juventud, emergiendo del vientre de una larga adolescencia de la que se negaba a salir y que su inevitable evolución fisiológica tuvo que inmolar, así que pude deleitarme con su primer llanto, con su primera sonrisa torpe, con su primera caricia insegura; con una pasión incipiente que ella apenas sabía cómo manejar.

Intacta, incólume como tarro de aromas recién abierto, como sus ojos, sus sentimientos. Siempre me sorprendía con una nueva vertiente de su compleja personalidad: lo mejor de mil mujeres en ella. Evolucionaba conmigo, para mí. Su imaginación desbocada, sus exquisitos modales, su inconsciencia. “¡Nunca cambies!”, le gritaba en silencio.

Soy consciente de que yo era el soporte de su deliciosa inmadurez y eso me hacía sentir bien, importante, hombre. Juntos hemos yacido en una eternidad, amado y engendrado a otros que hicieron plástica de nuestro ardor. Han pasado años desde que la conocí; demasiados, creo.

No lo sabe, jamás se lo diré, pero ya no la quiero. No me gusta vivir con ella. Durante un tiempo, ansié la libertad; me sentía amarrado por las pesadas cadenas de los afectos, pero mi masculina y férrea integridad no me permitía romperlas. Sufría en silencio la condena a la que yo mismo me sentencié invitándola a mi vida.

No puedo evitarlo, no me gusta su cuerpo; parece haberse detenido en una juventud lejana. Ni su mente complicada que otros llaman “imaginativa”, “brillante”, ni su insaciable persecución de lo profundo, lo ideal, siempre queriendo más de los sentimientos, exacerbando pasiones, en continua ornamentación de lo que simplemente es cotidianidad. Ya me aburre, me exaspera. Su ritmo trepidante me agota, me hastía.

No sé si soy culpable por haberla expulsado de mí, pero es que, cuando me mira, sus ojos demasiado grandes parecen traspasarme (he llegado a preguntarme si padece bocio exoftálmico). Me agobian sus dedos extremadamente largos cuando me acarician intentando simular ausencia, misterio, lejanía, persiguiendo matices exóticos en sus manifestaciones de amor, creyendo encandilarme aún, pero lo siento, no me emociona, y mi lujuria se desvanece ante sus caderas párvulas, su cuello interminable, jirafino; y ese vivo sentir que tanto me incomoda.

Ese halo de mujer sensible, inteligente, que me empalaga. En su constante ebullición vital me he llegado a cocer vivo. Ese infantilismo banal, esa ternura denostada. ¿Qué pude ver en ella? ¡Dios mío, son tan distintas ambas! La seguridad de María y su eterna conformidad, su figura evolucionada, su pose tranquila, sus ojos azules, pequeños, que no necesitan investigar porque todo lo saben, sus caderas amplias a las que me abrazo como el fuste de una columna barroca, su satisfacción ante lo mínimo.
 
Me da lástima de Isabel. Sigue creyéndose querida, pero yo no le hago daño, claro. Nunca se lo haré, soy lo bastante honesto como para no tirarla en mitad de su vida como un pañuelo usado, y finjo, vivo esta dualidad dejándole a ella las migajas que sobran, pocas, de mi amor por María.

Ésa es la triste e inevitable verdad, pero no lo nota, tan inmersa está en su vivo mundo, en realidad, lleno de nada. Falso. Afortunadamente no me requiere mucho de amores, más bien tengo que requerirla yo por eso de guardar las apariencias.

Esta tarde me dijo que iba a un concierto, tan culta ella, impenitente esteta. Es bueno que se disperse en esas cosas, no se percatará de mi desamor. Volvió a tiempo de hacerme la cena. Estaba radiante, cualquier estupidez la hacer vibrar. “L’après-midi d’un Faune” o no sé qué historia. Sí, creo que Debussy la hace feliz.

Parecía risueña, como embelesada, tanto, que le pregunté, “¿qué tal el concierto?” y ella, como desde otro mundo, como si aún tuviera amor, encendidas las mejillas, me respondió despistada, casi sonriendo: “¿Qué concierto?”.

Envíanos tu carta,columna o artículo a redaccion@hoymujer.com

Si quieres opinar sobre el tema planteado, entra en nuestro Club de Amigas

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

12 nuevas cremas hidratantes para tu rostro by @ana_anaparrilla #Belleza #Tratamientos https://t.co/1lQvDWRRzo https://t.co/GAwNmHcX8r Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

"No tengas miedo a cometer errores. De ellos salen las mejores lecciones". Buenos días y #felizmartes https://t.co/04XsPQH4yx Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Nuestra @marsaura lo vuelve a conseguir... Pedazo de look! Queremos ese vestido! 😍https://t.co/gi4xrIdgYH #moda https://t.co/iOJDfhfaCQ Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Nos vamos de compras! Esta son las novedades de la semana https://t.co/12mY0MW2BP https://t.co/8h69lKgdGe Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Polvos de #maquillaje: compactos, sueltos o traslúcidos ¿cuál elegir? @pilarlucas1 te ayuda #Belleza… https://t.co/oRdcnh0Ecc Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Consigue un lote con los mejores productos de #belleza del año. ¿Cómo? Vota en nuestros #PremiosBelleza… https://t.co/pmlL4CbEEL Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Entrenamiento anti excusas! Nos lo trae, como no, nuestra @patrymontero https://t.co/Sngt5NGwnj #fitness https://t.co/EtAn0kyFTa Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Ven! @mujerhoy y @finanzascom te invitan a #WomenInsights, encuentro de mujeres influyentes. Pide tu invitación:… https://t.co/GwMnJBhpfY Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Cosmética rosa para apoyar el #DíaMundialContraElCancerDeMama #Cáncer #Belleza https://t.co/UigwuPtPrs https://t.co/aaLfVOtjjh Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Instagram