Una estrella en el camino de un sueño

  • Hace unos días hice un viaje a Madrid. Pero no fue un viaje como los que había hecho anteriormente. Ni mucho menos. Este escapada tenía, por primera vez, firma profesional.

Iba a Madrid en calidad de estudiante de periodismo, a realizar mi primera entrevista a un personaje relevante para una asignatura de la carrera. La primera luz que iba a brillar en el camino hacia mi sueño (ser periodista), tenía nombre de varón y ocupaba un alto cargo en una importante empresa de comunicación.

Aunque mi viaje realmente comenzó el 23 de mayo, cuando le ví por primera vez en una conferencia que impartió sobre periodismo digital en mi ciudad. Dicen que existen tres tipos de flechazos: el amoroso, el de amistad y el profesional. Este último fué el que yo sentí una vez finalizada su exposición.

Supe, al escucharle hablar, que aquella era la persona a la que yo quería entrevistar. Y anecdóticamente se acababa de convertir en el ’entrevistado de mis sueños’. Segura de que para ser un buen periodista hay que tener decisión y sangre en las venas, mi vocación de toda la vida salió a flote, y me decidí a escribirle un e-mail solicitándole la entrevista.

En el fondo de mi ser dudaba de que pudiera concedérmela debido a que un alto ejecutivo no dispondría de mucho tiempo libre, pero había algo que me ayudaba a no rendirme. Y pensé mil veces en ese ’algo’ cuando, ya citada con él en Madrid para el martes, me disponía a tomar el tren de las 16 h. del lunes. Ese algo había sido más fuerte que el miedo al rechazo. Y deduje que era la fuerza que te da el saber que estas cumpliendo tu sueño.

Repasé las preguntas mil veces en el tren, en la estación, en el hotel...comprobé otras tantas veces la grabadora...quería que todo fuera perfecto y que mi entrevistado viera en mí a la ’periodista de su vida’ igual que yo había visto en él al que podría ser el ’entrevistado de mi vida’.

Recordé el fragmento de un libro que había leído sobre la entrevista periodística. Un libro de Antonio López Hidalgo en el que tomaba unas palabras del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez: ’Uno tiene la impresión de que el entrevistador no está oyendo lo que se dice, ni le importa, porque cree que el magnetófono lo oye todo. Y se equivoca: no oye los latidos del corazón, que es lo que más vale en una entrevista. No se crea, sin embargo, que estas desdichas me alegran. Al contrario: al cabo de tantos años de frustraciones uno sigue esperando en el fondo de su alma que llegue por fin el entrevistador de su vida’.

La mañana del martes, quizás más ilusionada que nerviosa,salí del hotel y me dirigí caminando hacia mi destino. Pasé el control de la entrada, y ya me encontré en el escenario de un sueño para cualquier estudiante de periodismo o incluso periodista en ejercicio. Para mi sorpresa, mi nivel de optimismo y de emoción pisaban por completo a la inseguridad y al miedo escénico.

Cuando por fin tuve a mi entrevistado frente a frente supe que no tendría suficientes ocasiones para agradecerle el gran avance que me estaba ayudando a hacer en mi carrera. Yo creo que ni él era consciente de lo importante que era para mí aquella entrevista.

Al mostrarse una persona disponible y cercana, hizo que se me rompieran los esquemas desde el primer momento en que nos sentamos en su despacho. Me imaginaba en él, a pesar de su juventud, alguna presencia de altivez y arrogancia, típicas de los altos ejecutivos. Pero fué todo lo contrario.

Sus gestos eran sencillos,sin ápice de superioridad; su habla era fluida, clara; su mirada expresiva; su sonrisa sincera, espontánea...

Es posible que en la vida nunca olvides a tu primer amor, pero es posible que un periodista recuerde para toda la vida a su primer entrevistado. Y, en mi caso, lo recuerde como aquella persona que, a pesar de tenerlo difícil, me concedió una entrevista sólo por hacerme un favor.

Y es posible que lo recuerde como alguien más importante que cualquier personaje famoso de televisión. Y lo más probable, lo recordaré como aquella primera estrella, que brilló en el cielo que cubre el camino de mi sueño de ser periodista.

Un consejo: Si tienes un sueño por cumplir, no dejes pasar más tiempo sin intentarlo. No permitas que llegues a arrepentirte de no haber tenido nunca suficiente valor para decidirte. Porque lo más importante y quizás lo más bonito de la vida es tener un sueño y luchar por alcanzarlo. No hay nada imposible, sólo lo que nosotros no tenemos el valor de hacer.
 

*Mi entrevista fué realizada a D. David Moreno, DG de Alianzas y Nuevos Negocios del grupo Vocento.

Envíanos tu carta,columna o artículo a redaccion@hoymujer.com

Si quieres opinar sobre el tema planteado, entra en nuestro Club de Amigas

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

¿Quién es la culpable de la tiranía del físico? ¿La moda, la belleza... nosotras mismas? ¡Se abre el debate!… https://t.co/maoBsDg9Zr Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Los motivos por los que ha adelgazado tanto Brad Pitt https://t.co/GL4Sb6ng6K https://t.co/fOSc70AMdB Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Qué es la dieta 5-5-5 y por qué está despertando interés https://t.co/3FOhJWVBGQ https://t.co/gpqvmAtfOE Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Cremas nocturnas que rescatarán tu melena by @ana_anaparrilla https://t.co/OZwcH9nc2J https://t.co/x9wIiCoNfs Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

La modelo @bellahadid te muestra en este #Tutorial cómo se maquillará los ojos esta primavera… https://t.co/L7uI5yx2O0 Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Feministas y reivindicativas: 8 mujeres que nos harán leer https://t.co/zjn25jMwCF https://t.co/uM5teXzyfZ Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Los alimentos que suman años a tu piel y tu pelo https://t.co/EZ9gX3Gxrn https://t.co/r3Sycw9N7V Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

"Si sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, estás peor que antes" (Confucio). Buenos días de acción y… https://t.co/NWxrhdol8L Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Instagram