Mujeres de hoy

Carolina es una auténtica madraza.

Carolina es una auténtica madraza.

MHoy.com: ¿Cómo fue el embarazo? Muy especial, porque tuve mucha vitalidad. Ni siquiera en el octavo mes me cansé. No se me hincharon los tobillos, no tuve dolor de espalda... Antes, cada dos por tres me dolía la espalda, pero durante el embarazo estaba hiperactiva. Mi ginecóloga me preguntaba: “¿Qué tipo de vida llevas?”, y yo le decía: “Nada, estoy tranquila: vamos a caminar por la playa una hora, después cogemos el barco y salgo a nadar, por la tarde hago yoga...”. Y ella me contestaba: “No te olvides de que estás de ocho meses”, pero estaba tan bien... A los siete meses hicimos nuestro último viaje de “solteros”. MHoy.com: Y el parto, ¿qué tal? El parto fue graciosísimo. MHoy.com: Eso sí que es raro. Cuando estaba de ocho meses, me dijeron que iba justa de líquido amniótico y había que adelantar el parto, pero no 15 días, sino a la mañana siguiente. Necesitaba tiempo porque mis padres estaban en Alicante y los padres de mi chico en Menorca... Pero mi ginecóloga lo dejó claro: “No te lo estoy preguntando, tu hija tiene que nacer mañana y te doy este margen para que te organices”. Fue un lío para todos y una revolución para nosotros mismos, porque no me entraba en la cabeza que al día siguiente tendría a mi hija en brazos. Estábamos demasiado nerviosos para dormir, así que organizamos una cena en casa. Estuvimos hasta la madrugada y los familiares que llegaban en avión se fueron incorporando. A la mañana siguiente, a las nueve y media, ya había nacido Carla.