Una 'marea rosa', compuesta por 20.000 mujeres vestidas con camisetas de ese color, plantó cara al cáncer en Madrid en la ya popular Carrera de la Mujer, que se ha celebrado este domingo 8 de mayo de 2011 en el Parque del Retiro y que, con ésta, ha cumplido su octava edición desde que comenzara su andadura en 2004.


Mujeres de todas las edades, embarazadas, empujando los carritos de sus bebés, incluso familias enteras -abuela, madre y hermanas-, se enfundaron la camiseta rosa para participar en la Carrera de la Mujer contra el Cáncer.

Las 20.000 participantes recorrieron parte de los jardines del Retiro, pasando por las cercanías de la estación de Atocha, para terminar donde empezaron, el paseo de Coches del parque madrileño.

El ambiente era más festivo que competitivo, lo que no impidió a Ana Burgos, campeona de Europa de duatlón en 2004 y de triatlón en 2003, alzarse con la victoria dos años después de inscribir su nombre por primera vez en el historial de la prueba.

A pesar de que muchas de las correderas repetían, para la mayoría era su primera carrera, lo que, según los organizadores, "supone una incorporación masiva de la mujer al deporte", que es uno de los objetivos perseguidos con este evento: poner coto al cáncer a través del deporte.

Muchas de las participantes eran menores de edad que corrían con sus madres, pero la vitalidad no es patrimonio sólo de los jóvenes como ha querido demostrar Lucrecia Zurdo, experta en nutrición y que con 92 años y recientemente recuperada de una neumonía ha hecho parte del recorrido para conjurar sus achaques con el deporte.

Antes de dar la salida, a las 9:00 horas, la consejera de Empleo, Mujer e Inmigración de la Comunidad de Madrid, Paloma Adrados, dedicó unas palabras a las participantes, al igual que la presentadora de televisión Anne Igartiburu, que quiso estar ahí "para animar" a las mujeres.

También Pilar, una mujer que como la mayoría de las corredoras carece de identidad conocida, quiso dar a conocer su "reto" dos años después de haber superado un cáncer. Su intención es correr todas las carreras de la mujer para conseguir 22.000 mensajes de apoyo a la lucha contra el cáncer y obtener, de una marca de cerveza sin alcohol, un donativo por la misma cantidad en euros para la Asociación Española Contra el Cáncer.

El fin de fiesta corrió a cargo del cantante David Civera, que ante un entregado auditorio coloreado de rosa cantó sus canciones más exitosas como 'Ella' o 'Que la detengan'

"Esta mañana me he sentido el tío más afortunado. Estar con 20.000 mujeres ya me da buen rollo", dijo Civera dirigiéndose a la 'marea rosa' a la que confesó habría hecho una foto de tener cámara porque "es fantástica esta imagen".

Antes de la actuación de Civera, que entusiasmado prometía volver el año que viene, tuvo lugar la entrega de premios y de un donativo de 50.000 euros, recaudado por las empresas organizadoras, que entregó la directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid, María José Pérez-Cejuela, a la presidenta de la Asociación Contra el Cáncer de Madrid, Silvia Camacho.