El regalo que siempre quise

El regalo que siempre quise: Adriana Ozores Adriana Ozores: “Como teníamos atlas, nunca me compraron la bola del mundo” FOTO: LEYLA UGARTE.

Han vuelto a la infancia para recordar aquellos juguetes que les hicieron soñar... pero nunca tuvieron. Y lo han hecho por una buena causa: difundiendo la labor de varias ONG que apoyan a esos niños que, en estos días, necesitan ración doble de ilusión.

Adriana Ozores, actriz.

Una de las cosas que más me gustan en esta vida es poder viajar y una bola del mundo me daba la opción de imaginar”, cuenta esta actriz, nieta, hija y sobrina de actores, que ha aprovechado unas horas libres en la grabación de 'Gran Hotel' (Antena 3) para acudir a nuestra llamada. Las navidades de la Adriana niña eran, literalmente, de cine: “Todos en mi casa se disfrazaban, mi padre cogía la cámara y nos hacían una película que luego proyectaba, donde veíamos de verdad a los Reyes Magos, porque hacían trucajes y el maquillaje y las actuaciones eran perfectas”.

Adriana nunca consiguió su globo terráqueo –“realmente, no sé por qué no me la regalaron: supongo que porque ya teníamos un atlas en casa”– pero de mayor se lo compró, “de esos que se iluminan, porque era un símbolo precioso de lo que significamos: que hay personas de vidas muy distintas en muchas partes, que no solo existimos nosotros”. En estas fechas, pide el apoyo para la Fundación Voces, una ONG con la que colabora desde hace años, dedicada a luchar contra la pobreza a través del poder transformador del arte y la cultura, tanto en España como en los países en desarrollo. Por ejemplo, acaban de sumarse a la iniciativa “Luces para aprender”,, que llevará luz e internet a 60.000 escuelas de Iberoamérica. “Al tiempo que se han de cubrir sus primeras necesidades, hay que formar a los niños, si no es muy difícil luego abrir esas cabezas –afirma–. Esa experiencia es lo que nos hace madurar y lo que nos permite creer que mucho de lo que sueñas es posible”.
Para contribuir: Fundación Voces: www.voces.org.es / Twitter: @voces140.

Alfonso Bassave, actor, con su sobrino Mauro y su perra Suaa. 

Del coche que conduce habitualmente el actor Alfonso Bassave salen hoy su hermana, su sobrino Mauro, de seis años de edad, y dos encantadores perros: uno propio, Suaa, y otro que le está cuidando a un amigo. Suaa no sabe todavía que será la protagonista de esta foto en cuestión, y es que ese fue el regalo navideño que Alfonso nunca tuvo: un perro. “Y eso que insistí durante años, sin decaer, usando hasta el chantaje emocional… pero nada, mis padres fueron inflexibles”. Así que pasados unos cuantos años más, ya con casa propia y vida independiente, el día de su cumpleaños acudió a la Asociación Protectora de Animales El Refugio (www.elrefugio.org) y adoptó a esta peluda preciosidad negra “en cuanto posé los ojos en ella: fue un flechazo”.

A su lado, su sobrino dice tímidamente que él le ha pedido a los Reyes un camión “así de grande” –especifica, abriendo los brazos todo lo que dan de sí– y un futbolín. Todavía no tiene edad de hacerse cargo de un animal, y su madre suspira con tranquilidad. “De pequeño –explica entre risas el actor de “Hispania” y “Gran Hotel”– pasaba mis navidades en Galicia, con la familia de mi padre, así que lo que más recuerdo son los empachos de marisco. Pero con los años la cosa cambia: lo desmitificas todo, se pierde parte de la magia. Lo que sí trato de recuperar es ese ambiente de reunión familiar, o con ellos o con los amigos que regresan por estas fechas y muchas veces se quedan en mi casa, que funciona como un centro de reunión”, añade. Alfonso –que ahora está rodando la adaptación de la novela de Clara Sánchez “Presentimientos”, a las órdenes del director Santiago Tabernero–, se pone serio al hablar del proyecto que suscribe, la campaña Cumpledías de UNICEF. “La desnutrición infantil es un drama terrible que no logramos erradicar, y que empeora con la crisis del primer mundo. Y no podemos olvidarnos. Es vital que atajemos el hambre y las enfermedades de los niños, y en esto UNICEF es el referente: ellos saben lo que hay que hacer”.

Para contribuir: si quieres hacer donaciones, visita la web www.cumpledias.com o llama al teléfono 902 31 41 31. Más información sobre esta y otras campañas de UNICEF en www.unicef.es.

Espido Freire, escritora con Julia, hija de una de sus mejores amigas. 

Pillamos a la autora de 'La flor del norte' (Planeta) o 'Soria Moria' (Algaida) recién llegada de un viaje por el corazón de África, “fascinante pero agotador”. Ha acudido a nuestra cita acompañada de Julia, un pequeño torbellino de tres años, hija de una de sus mejores amigas. Espido se entiende a la perfección con los niños y casi podríamos decir que logra parecer una más cuando plantea juegos a Julia, fascinada con el plató y todo lo que rodea a la foto. Sobre todo, cuando ve aparecer a la escritora con la peluca de rubio platino que le va a dar el aspecto de Gwendoline, la muñeca para maquillar que no logró tener nunca de pequeña: “Por influencia de mi hermana mayor, que estaba muy concienciada con temas feministas y consideró que no era adecuado para una niña de mi edad y fantasía el potenciar ese tipo de estereotipos. Parece que las hermanas mayores tienen una gran mano con los Reyes Magos y por lo general saben cómo convencerlos…”, remata entre risas.

Recuerda sus navidades como algo muy prolongado en el tiempo: “Mis padres eran muy cómplices y mantuvieron la magia todo lo que pudieron. Yo era la pequeña de la casa y cumplíamos todos los rituales: el árbol, el portal, el terrón de azúcar para los camellos… lo sigo haciendo cuando tengo niños cerca por estas fechas”. Espido no duda en establecer el canon de los cuentos navideños: “Una mezcla de compasión y esperanza, al modo del desgarrador “La pequeña cerillera” de Andersen, algo que en unas fiestas como estas, más duras para las familias y que presagian tiempos complicados, debe multiplicarse”. En esta ocasión, ha decidido apoyar el optimismo y el humor de la Fundación Theodora, que lleva risas y juegos a los hospitales a través de sus payasos y animadores. “Hay que trabajar la mente de los niños, no solo sus cuerpos –reflexiona–. Yo era una niña con poca salud. Y tuve alguna enfermedad de importancia que me obligó a guardar cuarentena. Así que sé lo necesario que es llevar alegría a un niño que está enfermo, ingresado en un hospital, recibiendo tratamientos a veces dolorosos y sin saber por qué, pensando que todo es injusto...”.

Para contribuir: entra en la web www.risasdeemergencia.org, elige un payaso y un hospital y, por 10 €, llevarás a un Doctor Sonrisa a ver a un niño hospitalizado. Más información sobre esta y otras campañas de la Fundación Theodora en www.theodora.org.es.

Ana Locking, diseñadora, con Clara, hija de una de sus colaboradoras. 

El mejor recuerdo navideño de la diseñadora Ana Locking tiene que ver, cómo no, con la moda. Bueno, más bien con la costura: su madre era modista, y entre las revistas que conservaba, en su mayoría alemanas, “siempre había un especial con apartados para hacer tus propios adornos navideños, todo muy nórdico. Así que seguía las instrucciones: iba al campo a recoger palitos para hacer estrellas y coronas, o cortábamos patrones y vestíamos muñequitos… y, al final, nuestro árbol de Navidad era obra totalmente nuestra, con cosas que fabricábamos entre las dos”. Pero lo que siempre deseó como regalo estaba vinculado a otra de sus pasiones, el cine. “Posiblemente tenga su origen en el hecho de ser hija única, porque al final los juegos que más me gustaban tenían que ver con las manualidades o con ser espectadora o lectora. Por aquella época devoraba todo lo que caía en mis manos: libros, películas, series de televisión… uno de mis tíos de Toledo tenía un Cinexín, y los fines de semana que iba, o en estas fiestas, me dejaba jugar con él y me ponía películas. Siempre deseé tener uno en mi propia casa”. Y podemos dar fe que sigue deseándolo, por el modo en que acariciaba el que buscamos para la foto, original de los años 70.

Para Clara, de seis años, hija de Virginia, una de las colaboradoras de Ana en su atelier, su regalo ideal es “una casa con asa”, dicho así, sin más. Su madre sabe perfectamente a qué se refiere, por supuesto. Ana, muy sensible ante los niños, pese a no ser madre aún, escogió la Fundación Síndrome de Dravet para “ayudar a que sea visible un problema que gran parte de la sociedad ni siquiera sabe que existe”. Efectivamente: este síndrome, una extraña y muy severa enfermedad epiléptica que afecta a los niños, descubierta hace muy pocos años y aún sin tratamientos efectivos ni cura, es de esas enfermedades que, por afectar a pocos, no parecen suscitar el interés de los grandes laboratorios farmacéuticos. Un drama, porque la enfermedad es muy real para las familias de los niños que la padecen, “porque los aísla de su entorno social, por los ataques, y porque produce problemas neurológicos que van llevando hacia el autismo o la muerte. Y se dedican pocos recursos para su investigación, así que necesitan aún más ayuda. Esta fundación aúna a familias y también a investigadores, en un triple proceso: da información a aquellos que no la tienen; crea redes entre distintos científicos del mundo, y busca financiación”.

Para contribuir: puedes realizar donaciones a través de la cuenta en La Caixa: 2100 2139 61 0200205193 o su web www.dravetfoundation.eu. Más información en Facebook (DSF Europe) y en Twitter (@dsfeu).

Paco Roncero, cocinero, con sus hijos Javi y María. 

Aunque es uno de los chefs que han logrado elevar la gastronomía española a niveles estratosféricos, Paco Roncero (Premio Nacional de Gastronomía en el año 2006, discípulo aventajado de Ferrán Adrià y director del restaurante La Terraza, del Casino de Madrid, y de los gastrobares Estado Puro) reconoce que solo cocina “o en Nochebuena o en Nochevieja, cuando nos juntamos todos los hermanos, y siempre un menú sencillo, nada ostentoso, y muy tradicional: una sopa de marisco y algunos mariscos cocidos, un pescado o una carne, y nada más… o un pavo, que le encanta a mi padre y a veces me tiene alguno gigantesco ya comprado, para que se lo deshuese, lo rellene y demás”.

Roncero llega a la sesión muy animado y sin rastro de jet lag, pese a que el día anterior estaba en Hong Kong, dirigiendo su último restaurante, View 62, en uno de los rascacielos de la ciudad. Llega acompañado de su mujer y sus dos hijos: María, de 15 años, y Javi, de 16, muy parecidos al padre. Y no solo físicamente: todos comentan, por separado, que lo mejor de las fiestas es “estar en familia, ir a ver a los abuelos”. “Me he limitado a hacer con ellos en Navidad lo mismo que mis padres hacían conmigo”, reconoce.

Para la sesión, además, se ha traído sus propios coches de Scalextric: tiene más de 300 y es un auténtico coleccionista. “No juego mucho con ellos, con lo que disfruto es montando el circuito y las maquetas, eligiendo los coches… es un hobby. Nunca me lo regalaron por la simple razón de que en casa no había sitio para montarlo. Así que, cuando tuve espacio, me hice con uno”, comenta. Roncero insiste varias veces en la importancia de que “volvamos a ser niños de vez en cuando, sobre todo si te dedicas a actividades creativas: el miedo es una barrera muy importante y cuando eres niño no lo tienes, no hay límites para tu imaginación”: Ha escogido Aldeas Infantiles y su programa de comedores sociales, “porque es fundamental el apoyo nutricional a los niños y familias que lo necesitan, y ellos mismos han reconocido el agravamiento de la condiciones en España por la crisis. He colaborado directa o indirectamente con ellos en otras ocasiones y su trabajo es responsable y encomiable desde cualquier punto de vista”.

Para contribuir: 341 niños necesitan becas de comedor urgentemente. Envía tu aportación a la cuenta 0049 0001 53 2110033332. Más información en aldeasinfantiles.es o en el teléfono 902 332 222.


profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Rumores de boda para Leo Messi y Antonella Rocuzzo http://t.co/nHOXbyNv70 vía @Hoy_Corazon Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Donde dije 'huevo' ahora digo bueno. Alimentos buenos que un día fueron malos... http://t.co/qvSawMgK6T Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Los pequeños detalles que hacen que un make up sea sexy http://t.co/Ov6DmaWzcS by @ana_anaparrilla Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

¿Adelgazar en #Navidad? ¡Es posible! Así es el método por intercambios http://t.co/IMdWn7XM6n Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Antibióticos que anulan anticonceptivos, diuréticos que causan arritmias... Medicamentos "enemigos íntimos" http://t.co/dtecFAk5V6 Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Mirada felina y sexy. Las famosas que mejor usan el eyeliner http://t.co/7Nw8cP3H16 by @Guapabox Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

RT @TuVidaPositivo: Regalos de Navidad: Un cuento infantil para cada edad http://t.co/esDthClWWE vía @Mujerhoy Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Aunque no te haya tocado El Gordo... ¿a que eres de las que tienes propósitos para 2015? Ahí van unos cuantos http://t.co/mazG5uOd7e Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Ups! @KimKardashian regala un tratamiento de bótox a sus empleados por #Navidad http://t.co/vM7e4ttAuX vía @Hoy_Corazon Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Lindo vestido el @Coohuco Design con el que Inma disfrutó de los #VIPremiosMH http://t.co/BDB7xe04d9 http://t.co/8aerRvrXZg Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Instagram