Han leído bien el titular, John Galliano ha sido despedido de su propia firma. Tras los escándalos xenófobos que hace pocas semanas salpicaban al modisto, la marca que lleva su nombre también va a prescindir de la magia creativa del gibraltareño.

Los insultos antisemitas que el diseñador espetó a una pareja cuando iba en estado ebrio, y la aparición de un vídeo en el que el hacía público su idolatría hacia Hitler le hicieron salir de la casa Christian Dior en plena Semana de la Moda de París. Ahora, vuelve a ser precisamente la casa francesa (que posee el 91% del accionariado de John Galliano), la que aparta al diseñador gibraltareño de la firma que lleva su nombre.

Tras pasar una temporada en un centro de rehabilitación, John Galliano está a la espera de ser juzgado por injurias racistas. Mientras tanto, la casa Dior asegura que no se venderá la firma Galliano, pues sigue dando beneficios.