Como la mayoría de las marcas, esta temporada Bershka también ha querido apostar por el 'colour block' como protagonista de su colección primavera - verano. Colores vivos como el fucsia, el azul o el verde aparecen combinados entre sí ya sea en pantalones, faldas, vestidos o blazer, con los que se consiguen originales looks, perfectos para los meses de calor. 

Por otro lado, Bershka ofrece además la posibilidad de escoger un estilo mucho más sobrio, basado en el clásico blanco, que aparece tanto en tops básicos como en vestidos de tejidos frescos y cómodos shorts. 

Y para las más bohemias, originales chaquetas de punto, disimulados flecos en camisetas y tops, bolsos bandolera de estilo hippy y largos collares son otras de las propuestas de la marca para esta temporada.