Espectacular como pocas, Halle Berry se ha presentado de esta guisa en la entrega anual de los premios Fifi en Nueva York.

Con un atrevido look tribal compuesto por un vestido negro de Halston, sandalias negras y originales pendientes dorados, la actriz se convirtió en el centro de todas las miradas. 

¿La razón? Las atrevidas aberturas del vestido tanto en la cintura como en las piernas, que le dieron algún que otro susto durante la noche según hemos podido leer en Que.es.

¿Qué te ha parecido su estilismo?