mujerHoy

moda

Todo Dior como jamás lo has visto

París se rinde a la exposición definitiva sobre Dior: "Christian Dior: Diseñador de sueños".

Desfile de Dior en París.
Desfile de Dior en París. Gtres

Es la exposición de Dior más grande jamás montada: casi 3.000 metros cuadrados del Museo de Artes Decorativas de París dedicado a su obra. "Christian Dior: Diseñador de sueños" celebra los 70 años de vida de las "maison", y cuenta con alrededor de 300 vestidos, tanto diseñados por Dior como por sus seis sucesores: Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano, Raf Simons y Maria Grazia Chiuri. Se exponen piezas que vistieron Gracia de Mónaco, la princesa Diana o 'celebs' como Charlize Theron, así como cientos de documentos, piezas de arte y objetos de moda. Todo, todo, todo Dior.

El show comienza con un vestido "rojo satán" de cintura marcada y falda a tablas, que representa la silueta por la que Christian Dior pasaría a la historia: el "New Look". Fue Dior quien fijó el ideal de feminidad de la posguerra a semejanza de un reloj de arena y convirtió a París en el mejor escenario para la nueva belleza.

"Con el "New Look", la casa Dior se convirtió en un lugar de interés para los turistas tan importante como el resto de los monumentos de París", explica Florence Müller, una de las comisarías de la muestra. "Representaba la reconstrucción de la ciudad después de la guerra y su rol como el mejor lugar del mundo para ver moda".

Las espectacula-res creaciones de John Galliano casi le roban protagonismo al mismísimo Christian Dior

En las primeras salas, los comisarios han dispuesto la información biográfica y personal del modisto, a través de cajas que contienen objetos significativos para los primeros años de su carrera. A continuación se van sucediendo los diseños, intercalados con los bustos clásicos, pinturas renacentistas y esculturas surrealistas que le inspiraron. El uso del color es fantástico en algunas escenografías, especialmente en la llamada "Colourama", con zapatos, perfumes y bolsos dispuestos en orden cromático. En otra sala se puede ver la influencia que los jardines tuvieron en sus diseños, plasmada en un Monet, en un techo cubierto por cientos de viñas y zarcillos hechos de papel, además de en un delicado mini vestido de cóctel.

Resulta especialmente apabullante el espacio dedicado a las creaciones de John Galliano, tan espectaculares que casi le roban protagonismo al mismísimo Christian Dior. Ambos podían presumir de una maestría técnica inigualable, y la exposición logra hacer justicia a un diseñador que abandonó la "maison" por la puerta de atrás y enfrentado a una enorme polémica por su alcoholismo.

No es el único que sufrió en sus carnes la presión de coser para una casa como esta: Raf Simmons abandonó en 2015 debido a los insoportables niveles de estrés que le provocaba la exigencia propia de una firma como Dior. Maria Grazia Chiuri resiste de momento, pero sin haber mostrado aún el destilado de este tiempo en forma de colección definitoria que se espera casi siempre de las grandes e históricas firmas francesas.


Horóscopo