mujerHoy

moda

Los objetos de deseo fashionistas más absurdos

A pesar de que los precios son desorbitados, se convierten en 'best sellers'. Céline, Balenciaga, Prada y Vetements juegan con la moda, arriesgan y ganan

La camiseta más popular de Vetements hace publicidad a DHL
La camiseta más popular de Vetements hace publicidad a DHL Pinterest

La moda está hecha para admirarla y mirar. “Encuentro belleza en lo grotesco. Como la mayoría de los artistas, tengo que forzar a la gente a mirar las cosas”, dijo en una ocasión Alexander McQueen, uno de los reyes de las estridencias. Y bajo esa premisa parece que se puso a trabajar Raf Simons en su última colección. El que fuera director creativo de Dior ha creado un complemento que ha revolucionado al mundo de la moda y que sustituye a los cinturones en los looks masculinos. Y no, no son los tirantes, sería algo demasiado convencional. Simons ha logrado que sus hombres marquen la diferencia con una cinta adhesiva enrollada en la cintura sobre abrigos y chaquetas.

Raf Simons colección otoño invierno 2017
Raf Simons colección otoño invierno 2017

Aunque el uso que le da el común de los mortales es el de cinta para envolver cajas (y quizá si eres muy perezosa alguna vez te has pegado el bajo de los pantalones con un trozo de ella), Simons va más allá y ya ha convertido a su original diseño de cinta americana en un objeto de deseo fashionista que va directo a la lista de los más absurdos.

En tiendas como Leroy Merlín o El Corte Inglés podemos encontrar cintas de embalar por algo menos de 2 euros, pero la de Simons, como buen producto aspiracional, es de de todo menos barata. Su precio asciende a 183,36 euros. Eso sí, la suya sigue la tendencia del ‘lettering’ y va con mensaje incluido: "Young proyect" y '"Walk with me".

Las cintas de embalar de Raf Simons
Las cintas de embalar de Raf Simons

¿Quién empezó?

¿En qué momento se nos ha ido de las manos y hemos acabado anhelando con todas nuestras fuerzas este tipo de moda? Todo empezó en 2013, cuando Céline se inspiró en las bolsas de plástico de cuadros, que se usan para transportar materiales muy pesados, para crear el estampado de uno de sus abrigos.

Abrigo de la colección otoño invierno 2013 de Céline
Abrigo de la colección otoño invierno 2013 de Céline

La firma francesa abrió la veda y después Vetements, con Demna Gvasalia al frente de la dirección creativa, logró que una camiseta de casi 200 euros que hacía publicidad de la firma de transportes de DHL fuera todo un 'best seller' en 2016.

Camiseta de DHL de Vetements
Camiseta de DHL de Vetements

Y hace solo unos meses la polémica salpicó a Balenciaga, que comparte director creativo con Vetements. El bolso estrella de la colección que se subió a la pasarela de París el pasado febrero, un shopper azul eléctrico y de asas cortas, era muy similar a las bolsas de la compra de Ikea. Eso sí, la diferencia de precio es abismal. La de la firma de origen español estaba a la venta en Barneys por 1.700 euros mientras que la de Ikea no llega a un euro.

El bolso de Balenciaga (izquierda) y la bolsa de Ikea (derecha)
El bolso de Balenciaga (izquierda) y la bolsa de Ikea (derecha)

Cuando aún el mundo fashionista no se había recuperado del susto, Demna Gvasalia volvió a hacer de las suyas con las correspondientes burlas en las redes sociales. Su bolso de piel blanco con asas negras que recordaba a las bolsas de la compra. Y otra vez su precio era prohibitivo: 995 euros, aun así se agotó.

La otra bolsa polémica de Balenciaga
La otra bolsa polémica de Balenciaga

Esta primavera, intentó ponerle remedio con otras bolsas estampadas que acabaron con el culto al feísmo (de momento).

Bolsos estampados de la colección de primavera verano 2017 de Balenciaga
Bolsos estampados de la colección de primavera verano 2017 de Balenciaga

Fuera del universo de Gvasalia, la historia se repitió por enésima vez con el clip para billetes de Prada, de 160 euros, que se vende en Barneys. Y sí, hemos dicho enésima, no última.

Clip para billetes de Prada
Clip para billetes de Prada


Horóscopo