mujerHoy

moda

Dos modelos 'curvies' en el desfile de Alexander McQueen

Eline Lykke y Betsy Teske han sido las dos nuevas caras y tallas que se han visto en el desfile del diseñador.

La mdoelo Eline Lykke en la pasarela.
La mdoelo Eline Lykke en la pasarela. d. r.

Sensación de vivir en el desfile de Sarah Burton para Alexander McQueen: por primera vez, sus exquisitos diseños, epítome de la feminidad británica, han vestido cuerpos de tallas diversas, no solo las longilineas siluetas de las modelos de rigor. Eline Lykke y Betsy Teske, dos nuevas caras y, sobre todo, dos nuevos cuerpos, demostraron que si los diseñadores de la alta moda quieren vestirnos en los alrededores de la 40, pueden.

El momento no podía ser más propicio: Burton dedica su colección para la próxima primavera a la sororidad y a celebrar la feminidad. Y además de conseguir el golpe de buen marketing que la marca esperaba, Burton le plantea una pregunta y un reto al resto de las grandes marcas, aún renuentes a abrir sus castings a la diversidad corporal.

La sensación de que la diversidad que tanto se reclama supone una fuerza imparable no es un espejismo provocado por el deseo. La industria de la moda, al menos la zona más sensible, responde ante una generación que ya no quiere saber nada de imposiciones, restricciones o simplificaciones. Estas diseñadoras, estas marcas, estas editoras de moda, toman nota del espíritu de los tiempos y mutan para mantenerse relevantes en la conversación, para seguir vivos. No es posible pretender que el cambio generacional puede posponerse por segunda vez. A los 'millenial' no hay quien los acalle.


Horóscopo