mujerHoy

moda

La excentricidad es chic

Menos ya no es más. una auténtica sobrecarga de estilo invade el mundo de la moda. El exceso, la audacia y la mezcla exagerada de estilos e influencias ya no se ve como una individualidad pintoresca, sino como un modelo estético a imitar

Gucci extremo: la marca italiana apuesta por el barroquismo bohemio
Gucci extremo: la marca italiana apuesta por el barroquismo bohemio D.R.

El 4 de septiembre de 2008 se anunció que la diseñadora británica -nacida en París- Phoebe Philo tomaba las riendas de Céline. Aquel día comenzaba una epoca que, en parte, ha estado marcada por la "maison". Casi una década en la que la esquiva Philo ha convertido la firma creada por Céline Piviana en 1945 en el objeto de deseo de todo aquel que tenga algo que decir en el planeta "fashion". Sus diseños limpios, sofisticados e intelectualmente femeninos -una mezcla de chic francés y modernidad británica- no han dejado de marcar tendencia y se han copiado hasta la saciedad. ¿Lo último? El "sleep dress", las chanclas de pelo o los pendientes XXL.

Pero en este universo efímero que es la moda, hasta los reyes Midas tienen que bajarse del trono. Y a Phoebe Philo y su minimalismo le ha salido un competidor de envergadura, el maximalismo, el gusto por el exceso estético y lo recargado. Incluso por la excentricidad y el barroquismo puro y duro. Y, como era de esperar, a rey muerto, rey puesto. Porque mientras Phoebe cosechaba aplausos, también Alessandro Michele, director creativo de Gucci, empezaba a saborear las mieles del éxito.

Michele sustituyó a Frida Giannini en 2015 y no tardó en estar en boca de todos. "Trato de seguir mis propias reglas, no las que marca la moda ni las temporadas", afirmó como declaración de intenciones. Y así ha sido. Para definir su estilo, nada mejor que echar un vistazo a su cuenta de Instagram (@lallo25, con 208.000 seguidores): jardines italianos, pinturas y esculturas renacentistas, elementos religiosos, Roma, mansiones inglesas, papeles pintados, bordados... Sin olvidarnos de su amigo el actor Jared Leto (intérprete intenso y seguidor del "método"), su musa Florence Welsh (líder del grupo Florence and the Machine) y su perro Bosco. Un sinfín de dispares influencias que convierten sus desfiles en un espectáculo emocionante, en el que se desdibujan las tendencias y los géneros. En el que presentó para la temporada otoño-invierno 2017-2018, bautizado como "El jardín del alquimista", 120 modelos de ambos sexos mostraron una colección que rinde tributo al punk, la androginia, la tecnología, Oriente y mucho más. Una oda al "mix & match" para mayor gloria de la individualidad.

Por el camino del exceso

Pero Gucci no está solo en este movimiento que reivindica la pasión por el exceso. Firmas como Dolce & Gabbana o Miu Miu, que han reforzado su ADN, o Valentino, que sigue fiel al rumbo que trazaron Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli, también se rinden ante una mujer que no tiene miedo a recargarse y mezcla toda clase de estilos, tejidos y accesorios sin ponerse límites. ¿Discreción? No, gracias. Lo "cool" ya no solo es sinónimo de líneas puras y cortes arquitectónicos.

Pero ¿qué ha pasado para que asistamos a este drástico cambio de paradigma estético en las pasarelas? Referirse a la crisis parece un tópico, pero tiene su razón de ser. El hecho de que Céline comenzara a brillar con la desaceleración económica en 2008 y disminuyera su intensidad con el inicio de la recuperación financiera no es casualidad. Yolanda Pérez, alma de la marca Yolancris junto a su hermana Cristina, corrobora esta teoría. "Supongo que el minimalismo estaba muy bien para una época en la que la gente intentaba no hacer ostentación para no ser señalada con el dedo. Pero el "menos es más" siempre ha sido aburrido y ya nos hemos cansado. Los que somos más excesivos o detallistas estábamos un poco escondidos, pero no podíamos ignorar nuestra tendencia natural", afirma la diseñadora de esta firma catalana que ha traspasado fronteras gracias, sobre todo, a los vestidos y trajes de novia que ella misma califica como "barrocos y ricos en tejidos y volúmenes".

Los looks más excéntricos
Los looks más excéntricos
Los looks más excéntricos
Los looks más excéntricos
Los looks más excéntricos
Los looks más excéntricos
Leandra Madine
Leandra Madine
Anna Dello Russo
Anna Dello Russo

"Creo que, más que nunca, la moda refleja las tendencias en pintura, arquitectura, música... -añade Yolanda Pérez-. Antes eran disciplinas más aisladas, pero hoy todos buscamos esas referencias. En mi caso, es la cultura mediterránea: el modernismo, Gaudí, elementos religiosos, la cultura árabe... Creo que el minimalismo es la ausencia de arte".

Fiel a esta filosofía, Yolancris va ganando adeptas en las alfombras rojas españolas -María León, Michelle Jenner, Macarena Gómez, Vanesa Lorenzo, Ana Polvorosa o Aitana Sánchez-Gijón han lucido sus diseños- y ha dado la campanada varias veces a nivel internacional. La primera hace un año, cuando Beyoncé escogió uno de sus atrevidos trajes de novia para acudir a la gala de los MTV Music Awards. Después vinieron la actuación de Lady Gaga, con un vestido de encaje y rosas rojas, en el desfile de Victoria´s Secret en el Grand Palais de París, y la aparición de Shakira, con un modelo negro con transparencias en la boda de Leo Messi.

Palomo mensajero

No es un secreto que estas "megacelebrities" cuentan con un equipo de estilistas que no duda en perderse en los confines de internet hasta dar con un look que se salga de lo previsible. El diseñador cordobés Alejandro Gómez Palomo, creador de la firma Palomo Spain, también lo sabe. Con un desfile en Nueva York en su curriculum y finalista del LVMH Prize 2017 gracias a unos diseños con reminiscencias barrocas y andaluzas, fue el escogido por Beyoncé para presentar al mundo a sus mellizos Rumi y Sir Carter. En una imagen que se hizo viral y recibió 10 millones de "likes" de sus 105 millones de seguidores en Instagram, la cantante se mostraba como una "madonna" moderna, que sujeta a sus retoños ataviada con una sexy túnica de flores en tonos rosa, malva y turquesa.

El diseñador Alejandro Palomo y Lindsay Lohan
El diseñador Alejandro Palomo y Lindsay Lohan

El objetivo de Palomo Spain es doble: reinventar la masculinidad a base de brocados, sedas, plumas y volantes -siempre utiliza hombres como modelos- y eliminar el binarismo y la barrera entre sexos. "Que cada uno se vista como quiera", suele decir. Y ha llegado en el momento oportuno para intentarlo: marcas como J.W. Anderson, Prada, Vetements o Gucci -por supuesto- mezclan en la pasarela las colecciones para hombre y mujer.

Empoderamiento

Y si las estrellas de la canción tienen mucho que ver en el auge del maximalismo, las redes sociales no se quedan atrás. La revolución digital ha encumbrado a estilistas e "influencers" que huyen de lo convencional. Como la estadounidense Leandra Medine (autora del blog "Man Repeller") o la periodista Anna Dello Russo, que en tiempos de la globalización y la uniformidad que marcan las firmas "low cost" acumulan seguidoras a golpe de sorpresa.

"El minimalismo puede aportar elegancia a la mujer, pero no potencia su feminidad. Tenemos un universo interior muy complejo -afirma Yolanda López-. ¿Cómo es posible que, habiendo tantos diseñadores, todo el mundo acabe llevando el mismo tipo de ropa? Hay cosas que marcan tendencia pero eso no significa que tengamos que ir uniformados. Cada persona es única y la moda está pensada para crear un estilo propio. Si tuviéramos en cuenta cómo somos y nos aceptáramos más, nos iría mucho mejor".

¿Hablamos de empoderamiento femenino a través de la moda? Algo de eso hay. ¿Y estamos ante una tendencia pasajera o una corriente que ha llegado para quedarse? "Tras una década de monotonía, este barroquismo va a durar. Es como un renacimiento", sentencia López.

Las grandes cadenas, por delante de las preferencias del consumidor, lo intuyen. Por eso en sus nuevas colecciones proliferan los estampados, bordados, adornos y volantes. Pero que no sufran las fieles al "menos es más", porque también sigue habiendo un espacio para ellas. Nunca como ahora la moda había sido tan audaz, tan ecléctica.


Horóscopo