mujerHoy

moda

Chantal Thomass: "Mi generación no llevaba sujetador porque nos parecía que era de señoras"

Sexy, lúdica y auténtica, fue la primera en sacar la lencería a la pasarela y en reivindicar que la seducción es un placer íntimo y personal que empieza por una misma.

La diseñadora Chantal Thomass durante la presentación del calendario Pirelli 2017.
La diseñadora Chantal Thomass durante la presentación del calendario Pirelli 2017. getty

Su nombre y su corte de pelo, a lo Louise Brooks, hicieron de ella el logo y el nombre de su propia marca. Chantal Thomass (Malakoff, 1947) empezó diseñando corsés, ligueros y saltos de cama como parte de sus primeras colecciones de "prêt-à-porter". Era 1968, solo tenía 18 años y decidió llevar esas piezas por encima de su ropa, provocando el estupor, primero, y la fascinación, después, de otras mujeres, que acabaron siendo sus clientas, como Brigitte Bardot.

Chantal siguió haciendo colecciónes de "prêt-à-porter" hasta 1995, y desde 1975 desarrolló en paralelo líneas de lencería. Tras varios litigios que le hicieron perder su marca, y recuperarla más tarde, trabajó con firmas como Victoria's Secret y Woldford. Hoy es la gran reina de la lencería de calidad, que ha hecho soñar a varias generaciones de mujeres -y de hombres-, rehabilitando una elegancia interior que parecía perdida.

MODA Mujerhoy ¿Cómo fueron los primeros desfiles con lencería?

Chantal Thomass La lencería no estaba nada de moda cuando empecé. Era demasiado clásica y mi generación no llevaba sujetador porque nos parecía que era de señoras. Yo presentaba estos modelos en la pasarela al mismo tiempo que el "prêt-à-porter". La imagen resultaba muy fuerte, aunque la lencería representara solo el 10% de mi colección, porque la única que mostraba modelos sin vestir en la pasarela. Eran los diseños más espectaculares y los que llamaban la atención de mis desfiles. Fue así como empecé a ser más conocida.

MODA Mujerhoy Usted comenzó en una época en la que lo que primaba era la liberación de la mujer y la idea de que no se podría ser "sexy" e inteligente al mismo tiempo.

Chantal Thomass La gran revolución feminista se produjo entre 1965 y 1970. Yo soy de la generación que llegó justo después, una época en la que había ganas de feminidad. Precisamente, la mía es la generación que no entiende por qué había que ser fea para ser inteligente; se puede ser femenina y sexy, sin ser un objeto sexual.

MODA Mujerhoy ¿Y no sufrió críticas?

Chantal Thomass Dos veces. Una de ellas, en una rueda de prensa, en 1975, en Los Ángeles, en la que me criticaron muy duramente un grupo de mujeres feministas. Yo les expliqué que lo he hacía no era para desvalorizar a la mujer, sino que, al contrario, era una manera de agradarse una misma y que una mujer no llevaba lencería bonita solo para los hombres, sino para sí misma. Y cuando terminó el desfile me dijeron que lo habían entendido. También tuve problemas en 1998: recibí muchas críticas porque monté unas vitrinas en las Galeries Lafayette, de París, con modelos reales. No era nada vulgar, ni indecente, ni provocador. La lencería es algo que se lleva todos los días, para sentirse bien, aunque nadie la vea. Es un placer muy personal.

La lencería es un placer personal, algo que se lleva para sentirse bien, aunque no se vea"

Chantal Tomass

MODA Mujerhoy ¿Qué relación hay entre lo sexy y lo cómodo en sus colecciones?

Chantal Thomass Ambas cosas son indispensables. La seducción es importante, pero una seduce si se siente bella. Y para eso es indispensable también sentirse cómoda. Todas hemos llevado bragas que nos apretaban y teníamos la sensación de que todo el mundo lo veía, aunque no fuera cierto. Ha habido una evolución enorme desde que comencé a diseñar a principios de los años 70, cuando los tejidos eran rígidos, hasta lo que tenemos hoy, con las microfibras y las puntillas de lycra, que son preciosas. Ahora hago muy pocas prendas de seda porque, desgraciadamente, las mujeres no quieren lavarlas ni plancharlas. Utilizo materias sintéticas muy suaves, cómodas y funcionales. Y que duran mucho.

MODA Mujerhoy ¿Cómo son sus clientas?

Chantal Thomass Hay mujeres a las que les gusta, desde que tienen 16 o 17 años. Chicas que no tienen muchos medios, pero que ahorran durante todo el año para comprarse una pieza de lencería bonita. Y hay mujeres de 70 años, como yo, que consideran que es importante para ellas mismas, para sentirse bien. No es una cuestión de dinero exactamente, porque la lencería no es alta costura. Hay prendas accesibles. Es una cuestión de mentalidad: hay mujeres que llevarán una buena lencería toda su vida y otras a las que no les importa, porque no se ve.

MODA Mujerhoy ¿Qué es la seducción para usted?

Chantal Thomass Creo que viene de la actitud, más que de la vestimenta. Un gran escote no te convierte automáticamente en seductora. Y, al contrario, puedes serlo con unos pantalones vaqueros. Es algo que está más en la cabeza. Yo creo que una se siente seductora cuando se encuentra a gusto con su cuerpo y con lo que lleva puesto.

MODA Mujerhoy ¿Tiene también que ver con cubrir y descrubir?

Chantal Thomass Puede que para algunas personas sí. Pero lo importante para mí es la manera de poner en valor lo que uno tiene. Que una mujer conozca su cuerpo y sepa lo que le va bien. El escote, las piernas. Sin enseñarlo todo. Escote y minifalda, por ejemplo, es demasiado.

MODA Mujerhoy ¿Sus fuentes de inspiración han variado con el tiempo?

Chantal Thomass Siempre me ha inspirado mucho el siglo XVIII, los corsés, María Antonieta... me encantan los aderezos y los volantes, pero tampoco pongo demasiados porque se ven debajo de la ropa. Me gustan mucho los años 20 también, porque empezaban a surgir las primeras mujeres modernas; y los años 50, con la estética de las "pin-ups". Pero veo una exposición, un cuadro, un colorido... y también me inspira. Como ir a Calais a ver a los encajeros, a Italia a ver estampados o a Saint-Étienne a ver lazos.


Horóscopo