mujerHoy

moda

Incomprensiblemente, otra modelo perfecta rechazada por gorda

Otra injusticia se ha vuelto a repetir dentro de la industria de la moda. ¿Enserio está gorda?

Nina Agdal
Nina Agdal getty

Poco a poco, se va rompiendo el muro de silencio que les imponen y se autoimponen las mujeres hasta en los lugares más inexpugnables. Por ejemplo, allí donde nacen (y mueren) las estrellas de la moda: las portadas de las revistas. Hace algunos años, hubiera sido impensable que las modelos usaran sus redes sociales para destapar las injusticias y el maltrato que a veces sucede en el backstage de los desfiles y las producciones de moda. Hoy cada vez es mas frecuente. La última en hacerlo ha sido Nina Agdal, modelo habitual en la pasarela de Victoria's Secret.

Agdal ha usado su perfil de Instagram para contar un caso casi paranormal: el de una revista de moda que no ha querido nombrar, pero que la contrató para una sesión de portada y, con el resultado en la mano, decidió no publicarla. ¿Por qué? Entre todos los factores que determinan el buen resultado de una sesión (incontables: la luz, el estilismo, el maquillaje, la sensibilidad del fotógrafo...), la revista achacó el fiasco al cuerpo de la modelo. 'No encaja en nuestro mercado' y 'su aspecto no es el que muestra su 'lookbook' y no le valía la ropa' fueron sus argumentos centrales. Nina no deba crédito.

Today, I’m disappointed and appalled at the still very harsh reality of this industry. A few months ago, I agreed to shoot with a creative team I believed in and was excited to collaborate with. When my agent received an unapologetic email concluding they would not run my cover/story because it “did not reflect well on my talent” and “did not fit their market,” the publisher claimed my look deviated from my portfolio and that I did not fit into the (sample size) samples, which is completely false. If anyone has any interest in me, they know I am not an average model body - I have an athletic build and healthy curves. After a tough year of taking a step back from the insensitive and unrealistic pressures of this industry and dealing with paralyzing social anxiety, I walked into that shoot as a 25 year old WOMAN feeling more comfortable in my own skin and healthier than ever before. Some days I’m a sample size, some days I’m a size 4, some a 6. I am not built as a runway model and have never been stick thin. Now more than ever, I embrace my curves and work diligently in the gym to stay strong and most of all, sane. I am proud to say that my body has evolved from when I started this crazy ride as a 16 year old GIRL with unhealthy and insufficient eating habits. So, shame on you and thank you to the publisher for reaffirming how important it is to live your truth and say it out loud, no matter who you are or what size. I decided to release an image to draw awareness and support of an issue that's bigger than just myself and affects so many people not just in the fashion industry, but in general, with the goal of bringing women from all over together in a celebration of our bodies. Let's find ways to build each other up instead of constantly finding ways to tear each other down. #bodyshaming #bodyimage #selfimage #dietculture #mybodymybusiness

Una publicación compartida de Nina Agdal (@ninaagdal) el

'Hoy estoy decepcionada y en shock por lo dura que sigue siendo esta industria. Hace unos meses, acepté una sesión de fotos con un equipo creativo en el que creía y con el que me ilusionaba trabajar. Cuando mi agente recibió un mail anunciando que no las publicarían, y tampoco mi portada, porque 'podría afectar a mi talento' y 'no encajaba en su mercado', el editor declaró que mi aspecto era distinto al que aparecía en mi 'portfolio' y que no me servía la ropa de muestra, cosa que no es verdad. Si alguien tiene algún interés en mí, sabe que no tengo un cuerpo de modelo estándar, sino un cuerpo atlético y sano, con curvas'.

'Después de un año duro, en el que di un paso atrás debido a la insensibilidad y a las presiones de esta industria que me causaron una ansiedad social que me paralizaba, me planté en aquella sesión como una mujer de 25 años que jamás se había sentido más confortable en su propia piel que entonces. Algunos días tengo la talla de muestrario, otras tengo una o dos más. No soy una modelo de pasarela delgada como un palo. Hoy más que nunca, abrazo mis curvas y trabajo diligentemente en el gimnasio para mantenerme fuerte y, sobre todo, sana. Estoy orgullosa de decir que mi cuerpo ha evolucionado desde que comencé en esta locura de la moda a los 16 años, como una niña con unos hábitos alimenticios insanos que comía siempre menos de lo que debía'.

'Qué vergüenza todo esto y gracias al editor por reafirmarme en lo importante que es vivir tu verdad y gritarla bien alto, sin importar quién seas o la talla que tengas. Decidí colgar esta imagen mía para concienciar sobre una cuestión que es más grande que yo misma y que afecta a muchísima gente, no solo en la industria de la moda, y que tiene que ver con el objetivo de que todas las mujeres celebren sus cuerpos. Encontremos la manera de apoyarnos las unas a las otras en vez de encontrar constantemente maneras de derribarnos'. Amen, hermana.


Horóscopo