mujerHoy

moda

MBFWM primavera-verano 2017: las cuatro estaciones de Andrés Sardà

Rossy de Palma ha desatado la locura en el desfile que ha dado el pistoletazo de salida de esta edición de la Madrid Fashion Week

Rossy de Palma, protagonista del desfile Ver esta galería de fotos
Rossy de Palma, protagonista del desfile Gtres

La 64ª edición de la Semana de la Moda de Madrid ha comenzado de la mejor manera posible: con el espectáculo de Andrés Sardá sobre la pasarela. Sí, espectáculo, porque la firma catalana siempre consigue atraparnos con su puesta en escena, amén de sus colecciones de lencería y baño, claro.

En esta ocasión, Núria Sardà, directora creativa de la firma, ha hecho de las cuatro estaciones el hilo argumental de una historia que se ha tejido al detalle y ha contado con una espectacular Rossy de Palma (que tomaba el testigo de otra amiga y mujer vinculada a la marca, Bibiana Fernández) haciendo lo que mejor sabe: ser una diva. Con sus dos apariciones sobre la pasarela, abriendo y cerrando el desfile, la actriz ha desatado la locura entre el público, que ha contado con un 'front row' de lujo plagado de famosos.

"Hemos hecho un repaso a todos meses, pero desde una visión muy 'sui generis', dedicando la línea de baño a la primavera y el verano, y la ropa íntima al otoño y el invierno", nos cuenta Núria. El color, el juego de estructuras y texturas, la investigación en patronaje y la experimentación con los tejidos vuelven a ser la apuesta de la firma, desde la que remarcan que "una vez te vistes bien por dentro, tu actitud cambia".

Por eso, a través de los 39 looks que han presentado sobre la pasarela, nos invitan a llenar de flores la primavera y arriesgar con fuertes contrastes cromáticos en el verano a través de su línea de baño ("un momento muy complicado para casi todas, porque llevas muy poca ropa delante de la gente", dice Núria Sardà), pero también a jugar con la seducción de la lencería en un otoño brillante y transparente, y un invierno "que es una alegoría a la fiesta, al regalo y a la celebración", nos explica la diseñadora.

Las organzas de seda, bordados en Swarovski, tul, rejilla, devorés, croché, chantilly, satén y plumeti van recorriendo las paletas de color de cada estación, con inspiraciones tan variadas como la exótica porcelana china, la esencia del Mediterráneo, la delicadeza de la desnudez o las sorpresas navideñas.

"Nos gusta aportar algo nuevo en nuestras colecciones, pero sobre todo nos gusta la excelencia, la alta costura en nuestro ámbito. Además, cuando llega el desfile nos gusta que sea un espectáculo, un show máximo, en el que todo el equipo saca su creatividad". Desde luego, tras ver el desfile, podemos asegurar que han vuelto a conseguir su objetivo.