La firma catalana TCN debutó el 17 de septiembre en Cibeles tras 22 años presentando sus colecciones en la eterna rival de la pasarela madrileña, la Pasarela Gaudí.

La firma de Totón Comella, comienza así una nueva etapa con un desfile que tuvo lugar en las proximidades del paseo de coches del parque de El Retiro.

En una pasarela circular en medio de un universo de nubes de algodón, la estética "naif" de TCN jugueteó con los tonos pálidos, las superposiciones y los colores pastel, en una apuesta que también usa el contraste de los vestidos cortos y los grandes volúmenes, especialmente en faldas abullonadas y formas "oversize".

El corte clásico tanto en lencería como en moda de baño prevalece con la inclusión de volantes, lazos y trajes de baño de dos piezas con estampados a rayas, mientras que la sensualidad del satén, puntillas y tules en la ropa interior marcan esa falsa ingenuidad que define la colección.