Para la temporada 2012, CharoPeres presenta una original propuesta en la que mezcla diferentes líneas y que tiene como protagonistas absolutos los tejidos y las estudiadas formas, como si de una obra arquitectónica se tratara. Así, los estratégicos pliegues, los drapeados imposibles, la mezcla de tejidos, los cortes impecables, las estructuras superpuestas y las siluetas renovadas aportan luz y optimismo a los diseños.

En esta colección conviven en perfecta armonía las líneas más sencillas con los más amplios volúmenes; la riqueza de los encajes, con la sutileza y suavidad de las organzas, y la ductilibilidad del tul con la fuerza del raso y la rotundidad del brocado. Un sinfín de elementos orquestados de manera magistral por la diseñadora, dotando a cada traje de personalidad propia.

En la nueva colección de CharoPeres se presenta una enorme variedad de escotes -pico, barco o halter-, entre los que destaca sobre todo el escote strapless, presente en la mayor parte de las creaciones. En cuanto a los colores, se encuentra la suavidad y pureza del color marfil y sus matices, un denominador común en toda la colección. Los ricos bordados, seña inequívoca de la firma, aportan la pincelada final a esta colección 2012, convirtiéndola en una composición perfecta de elegancia y belleza.