"Adultescentes", jóvenes sin edad

Hoy en día abundan los llamados Kidults, una palabra que podría traducirse como “niños-adultos” o, como los llama el escritor Eduardo Verdú, “adultescentes”.

O sea, treintañeros y cuarentañeros que se niegan a pasar por el aro de lo establecido y no quieren llevar una vida en la cual los únicos objetivos sean conseguir un trabajo fijo (esa reliquia...), firmar una hipoteca, comprarse un coche, casarse y tener hijos. En otras palabras, someterse a una vida previsible, monótona y falsa.

Los “adultescentes” quieren viajar, salir, disfrutar, guiarse por su corazón, experimentar, alimentar su vocación, seguir aprendiendo, creciendo, sorprendiéndose, vibrando. ¿Y quién no? Pero lo cierto es que no es tan fácil mantenerse vivo de esa manera, o combinar la pasión de vivir con las exigencias de la rutina. Muchos adultescentes son en realidad peterpanes que no quieren crecer y asumir los retos de la madurez.

Pero sí, existen personas que siguen reinventándose a los 70, los 80 y los 90 años y que debemos reivindicar como un modelo a seguir.

Como Tereska Torrès, escritora de 92 años que hace poco reeditó Mujeres de uniforme, un best seller que publicó en 1950 donde narra la vida sexual de las mujeres que, como ella, pertenecieron al Ejército de Liberación francés durante la II Guerra Mundial. Y mientras lo promociona, prepara nuevo libro. O Iris Apfel, artista neoyorquina e icono fashion, que a sus 90 años y acaba de crear su primera colección de joyas para el portal de moda Yoox.com.

Y qué decir de la científica italiana Rita Levi-Montalcini (102 años), responsable de importantísimos descubrimientos sobre el funcionamiento del cerebro, o de Stéphane Hessel (93 años), autor de Indignaos, el libro-manifiesto que inspiró el 15-M. Los dos siguen en activo, asesorando y motivando a personas mucho más jóvenes que ellos.

Aunque todavía resulta chocante para muchos ver a una mujer de 85 años (la duquesa de Alba) casarse con un apuesto hombre de 60, a mí me alegra que las fronteras entre edades se hayan desdibujado, y que existan tantas personas admirables demostrando que la juventud es un estado mental, una manera de afrontar la vida, al margen de la edad que marca el calendario.

¿Y cómo se mantiene fuerte este espíritu? Para Hessel, el secreto está en cultivar el amor y la admiración. Torrès defiende la ilusión, el arte y el optimismo, que la hicieron sentirse viva incluso durante la II Guerra Mundial. ¡Olé!

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!

Autora Paloma Corredor

Periodista y escritora.

Paloma Corredor
+info
Autora Paloma Corredor

Periodista y escritora.

Paloma Corredor
Paloma Corredor

¡Hola! Bienvenidos a El juego del amor, un blog sobre las relaciones, el amor y la pareja. Famosos y anónimos, ricos y pobres, todos somos iguales en la búsqueda de la felicidad. Eso sí, las cosas han cambiado mucho. En pleno siglo XXI, Cupido lanza flechas de todos los tipos, tamaños y colores. Y como nos encanta hablar sobre estos asuntos, os invito a leer y comentar mis posts.