El amor y la crisis

Mis amigas se están conviertiendo en una generosa fuente de inspiración para este blog. Hoy tomo el té con M., una guapa cuarentañera divorciada, madre de tres niños, procuradora de oficio y coach de vocación.

Y M. me confiesa que, aunque lleva un tiempo sola y tenía ganas de conocer a alguien, a medida que la crisis se agudiza como que se le van quitando las ganas de romance. “Tengo la cabeza puesta en si llego o no a fin de mes. Y en cómo hacer para sacar más pasta”. En conclusión: no le quedan tiempo, energía ni ganas para salir a ligar. “Es más, a diario ni miro más allá de mis papeles... estoy tan concentrada en salir adelante que lo demás me da igual”.

Yo intento hacerme la positiva y aportarle motivos para abrirle la puerta al amor, la ilusión, ¡las mariposas en el estómago!... pero M. lo tiene claro: en estas circunstancias no tiene cuerpo ni ganas para pensar en si Fulano la llama o Mengano la mira. “Salir ahora con alguien, ¡qué pereza, con todos los problemas que tengo!”

Me quedo sin más argumentos que aportarle cuando ella deja caer sobre la mesa el definitivo: “No tengo nada que ponerme medio decente. Con lo cual, no hay mal que por bien no venga. Como no salgo y no alterno, tampoco gasto”.

De la hipogamia, ni se me ocurre hablarle.

Autora Paloma Corredor

Periodista y escritora.

Paloma Corredor
+info
Autora Paloma Corredor

Periodista y escritora.

Paloma Corredor
Paloma Corredor

¡Hola! Bienvenidos a El juego del amor, un blog sobre las relaciones, el amor y la pareja. Famosos y anónimos, ricos y pobres, todos somos iguales en la búsqueda de la felicidad. Eso sí, las cosas han cambiado mucho. En pleno siglo XXI, Cupido lanza flechas de todos los tipos, tamaños y colores. Y como nos encanta hablar sobre estos asuntos, os invito a leer y comentar mis posts.