Ikea inventa la guardería para hombres

Mañana es sábado. Ese día en el que miles de parejas tomarán al asalto las tiendas de Ikea. Unas más motivadas que otras, eso sí. Y en la mayoría de casos, a iniciativa de ellas. Lo saben bien los responsables de la cadena sueca, que parecen haberse apiadado de todos esos hombres que son arrastrados (o se dejan arrastrar por amor a sus chicas, ¡ojo!) al laberinto de estos supermercados del hogar.

Así, en una de sus tiendas en Sidney se inventaron una guardería para hombres.

Un espacio en el que ellos podían comer perritos calientes gratis y jugar al billar, al futbolín o a la consola mientras sus parejas recorrían la tienda a sus anchas. Eso sí, solo durante media hora. Después, ellas recibían un aviso para ir a recogerlos.

Aunque la guardería para hombres o Mänland fue un experimento temporal que se inauguró coincidiendo con la celebración del Día del Padre en Australia, los responsables de Ikea han considerado la idea de implantarla permanentemente en otras tiendas, igual que la tentadora Smäland o guardería infantil, con sus bolas gigantes y sus muñecos, en la que más de uno (y de una) querría quedarse durante toda la tarde.

El caso es que la guardería para hombres generó mucha polémica. Algunos chicos se mostraron encantados. Otros se sintieron ofendidos al verse tratados como niños. Entre las mujeres también había diversidad de pareceres: si algunas lo encontraron la mar de práctico, otras pusieron el grito en el cielo por lo “machista” de la idea.

¿Una iniciativa políticamente incorrecta o directamente ofensiva? ¿Un invento divertido más de Ikea, sin mayor trascendencia? Sea como sea, supo cómo ironizar con un clásico comportamiento parejil de nuestros tiempos.

Autora Paloma Corredor

Periodista y escritora.

Paloma Corredor
+info
Autora Paloma Corredor

Periodista y escritora.

Paloma Corredor
Paloma Corredor

¡Hola! Bienvenidos a El juego del amor, un blog sobre las relaciones, el amor y la pareja. Famosos y anónimos, ricos y pobres, todos somos iguales en la búsqueda de la felicidad. Eso sí, las cosas han cambiado mucho. En pleno siglo XXI, Cupido lanza flechas de todos los tipos, tamaños y colores. Y como nos encanta hablar sobre estos asuntos, os invito a leer y comentar mis posts.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad