"Me encuentro sola y sin rumbo"

Tengo 35 años y acabo de ser madre. Mi pareja tiene un hijo de 15 años de una relación anterior y hace dos, cuando vivía conmigo, se fue a vivir con el niño porque dijo que la madre estaba loca. Al quedarme embarazada, él me propuso que nos casáramos y viviéramos juntos, pero me negué. Ahora sus padres le fuerzan a que él y su hijo se vengan a vivir a mi casa y yo no me encuentro preparada para cargar con todo. Me siento sola y sin rumbo. C., correo electrónico.

Por qué no quisiste casarte con él y vivir juntos cuando te lo propuso? ¿Qué incompatibilidad había entre estar embarazada y hacer un traslado? Era el momento de preparar el nido para que cuando dieras a luz no estuvieras sola. ¿Por qué no aceptaste lo que él quería darte en ese momento? ¿No deseabas mudarte o no querías que su hijo estuviera en vuestra casa? ¿Por qué no fue el niño a vivir con vosotros? ¿Por qué dices que sus padres “le fuerzan” a vivir contigo?

Si te comprometes con un hombre que tiene un hijo, tienes que asumir que ese niño puede querer estar con su padre.
Por su reacción, él se ha comportado bien. Quizá eres tú la que no te puedes hacer cargo de ocupar el lugar de mujer de un hombre que ya tiene un hijo.

Te metes con él, no le valoras y quizá la relación que tiene con su hijo te provoca cierta rivalidad. Es posible que reconocer esos sentimientos negativos te dé miedo. Si te cuidó, porque venías de unos malos tratos, sería bueno que te preguntaras por qué no te dejas salvar. Aciertas cuando supones que lo que te ocurre ahora proviene de lo que viviste antes. Afirmas que él y su hijo creen que las mujeres son unas brujas.

¿Qué es lo que opinas tú de los hombres si uno te maltrataba y al otro lo rechazas cuando se hace cargo de su hijo? Resulta llamativo que digas que necesitas a alguien que te devuelva la ilusión de vivir, cuando entre tus brazos tienes a un bebé.

Tendrás que elaborar lo que te ocurre en la relación de pareja y reflexionar sobre el hecho de que él siempre será el padre de tu hija. La posibilidad de salvar vuestra relación, si es que quieres, quizá se encuentra en tus manos, si bien para ello tendrás que hacerte cargo de ser madre de tu bebé y ocupar un lugar materno para el hijo de tu pareja. ¿Puedes aceptar lo que él te da? Él te podrá ayudar, pero tu posición respecto a su hijo la tienes que construir tú.

La palabra clave: Instinto maternal

El deseo de tener hijos no corresponde a la realización de una supuesta esencia femenina. A este deseo se llega después de que la mujer ha recorrido una larga y compleja historia psicológica donde han jugado un papel importante las relaciones con sus padres y la identificación con su madre. Así pues, no hay instinto maternal. Por otra parte, la identificación de la maternidad con una función biológica es una idea que afirma que lo más importante en la procreación humana es el proceso de concepción y gestación y no la tarea social, cultural, simbólica y ética de llevar a cabo la construcción de un nuevo ser humano.

  • Compartir
  • Imprimir

El Rincón de Isabel

El Rincón de Isabel

Un lugar de escucha psicoanalítica para aquellos que desean comprender sus conflictos. Isabel Menéndez es Psicóloga, psicoanalista, escritora y colaboradora de nuestra revista desde hace más de 10 años. Las respuestas están orientadas a promover la reflexión personal. Para una atención privada: consultorio@isabelmenendez.es www.isabelmenendez.es *Las consultas se atenderán por su urgencia

*
*
*

AVISO: Los datos referentes a la EDAD y el SEXO se recogen para facilitar las respuestas, el Código Postal se pide con fines estadísticos.