¿Qué es el Punto G y dónde está situado?

  • Con toda una industria sexual detrás del tan manido y tan usado Punto G conviene hacer un breve paréntesis en forma de artículo informativo. Los autores de '100 preguntas sobre sexo' dan las claves sobre las distintas teorías sobre su existencia y su localización.

El Punto G o Gräfenberg (nombre del ginecólogo que lo describió por primera vez en 1944) es una pequeña zona palpable en la cara anterior de la vagina, a una altura desde la abertura vaginal de entre 2,5 y 7 cm. según la mujer, tal como describen el psicólogo y sexólogo, Manuel Fernández Antón y la doctora y sexóloga Berta Fornés Ollé, autores de '100 preguntas sobre sexo' (Lectio Ediciones).

El punto G, tal como argumentan Fernández y Fornés, ha sido estudiado desde la década de los 40, y aun hoy persiste el debate tanto en lo que respecta a su existencia como a su estructura y localización. Por el momento, no se ha podido determinar si todas las mujeres disponen de esta zona o si se trata de una fantasía avivada por los profesionales, la industria y los medios de comunicación. "Varias revisiones de publicaciones sobre el punto G desde 1950 concluyen que no existen evidencias consistentes para afirmar la existencia de una estructura anatómica diferenciada para el punto G. No obstante, el punto G forma parte de una industria multimillonaria. Hay incontables utensilios creados para estimularlo, así como libros, tutoriales y vídeos que explican cómo hacerlo. También se han ingeniado procedimientos médico-quirúrgicos plásticos para aumentar su sensibilidad al aumentar su tamaño", explica el sexólogo.

La mayoría de estudios se han realizado con muestras pequeñas por lo que falta consistencia en los resultados, según aseguran los expertos. Entre las diferentes teorías se creyó que el punto G estaba formado por un fardo de terminaciones nerviosas muy sensibles que, al ser estimuladas, podía producir sensaciones independientes del orgasmo clitoriano habitual.

Otros han apoyado la teoría de que la zona G está formada por las glándulas de Skene y tejido periuretral (capaces de segregar líquido durante la estimulación sexual y contribuir a lo que se conoce como la eyaculación femenina que experimentan algunas mujeres). Otros apuestan por el la tesis de que este punto se localice en la uretra esponjosa, zona formada por tejido eréctil y rica en terminaciones nerviosas sensoriales, tal como revelan los autores de '100 preguntas sobre sexo'. Algunos investigadores han observado mediante ecografías transvaginales que las mujeres que referían orgasmos vaginales tendían a tener un espacio uretrovaginal más grueso comparado con las que no, describiéndolo como una variante anatómica.

Otras versiones indican que este tejido más grueso forma parte del clítoris y no está separado de la zona erógena.

También se ha sugerido que el tejido clirotidiano se extiende hasta la pared anterior de la vagina. Mediante RMN (resonancia magnética nuclear) y la disección de cadáveres algunas fuentes argumentan que existe el mismo tejido eréctil en los bulbos del clítoris como en el área distal anterior de vagina y uretra, concluyendo que detrás de la mucosa vaginal se encuentra parte del clítoris. A través de ecografias en 3D se ha mostrado como el clítoris se hincha y envuelve a la vagina en momentos de excitación facilitando el orgasmo con la penetración.