Terapia para todos

  • La crisis ha provocado un aumento de pacientes en las consultas de psicoterapia, un lugar íntimo y misterioso que muchos han descubierto gracias a la ficción televisiva.

En tiempos de crisis, los ciudadanos necesitan un mayor apoyo terapéutico. Las angustias económicas y laborales terminan por afectar incluso a nuestras relaciones afectivas, y eso está llevando a muchos españoles de vuelta (o por primera vez) al diván. Desde el inicio de la crisis, se calcula que la asistencia a terapia se ha elevado un 25% en nuestro país.

Y los datos sobre el consumo de psicofármacos apoyan esta teoría: antidepresivos, ansiolíticos y tranquilizantes mantienen un crecimiento anual del 1,6% desde 2007 y las mujeres duplican la cantidad de los hombres en el consumo
. Pero aún hay más datos que confirman esta tendencia: según la última encuesta del Plan Nacional de Drogas, en el último año se ha reducido el consumo de todas estas sustancias, incluida el alcohol, excepto el de los hipnosedantes (somníferos y tranquilizantes), que aumentan y, por primera vez, se sitúan por encima del cannabis. Pero, además de esta fórmula paliativa, la angustia que conlleva la crisis también ha disparado la demanda de tratamientos psicológicos. Que el interés por la terapia o la necesidad de hablar de los problemas se ha convertido en un fenómeno sociológico lo atestigua el aluvión de series dramáticas y cómicas sobre el tema que innundan ahora las programaciones de las televisiones.

La última que ha logrado el éxito aborda una “novedad” terapéutica: la terapia “on line”, realizada a través de una videoconferencia en internet. Se trata de la comedia irreverente “Web therapy” (Canal+). Lo que en principio fue una serie en internet de la humorística Lisa Kudrow (Phoebe, en “Friends”) se ha convertido en una producción sobre una psiquiatra dispuesta a no perder más de tres minutos con cada uno de sus pacientes. De hecho, su irónica frase publicitaria es: “Una terapia sin paciencia” (en inglés, el juego de palabras entre paciente y paciencia es más evidente) y, desde luego, no funciona como una invitación a confiar en el terapeuta. Pero hay otras, de corte más dramático que funcionan tratando al espectador como voyeur, entrando en una terapia y viendo cómo funciona. La moda comenzó en Estados Unidos, algo nada extraño, ya que este país sigue a la cabeza en el ratio de psiquiatras por número de habitantes. La estrella de esta corriente es “En terapia”, un formato que tiene su origen en la israelí “Be Tipul”, donde el terapeuta, el doctor Paul Weston (interpretado por Gabriel Byrne), se pone en jaque reencontrándose con su antigua analista.

Habitación prohibida

En un juego paralelo, desarrollado de forma muy simple en primeros planos enfrentados, vemos las propias dudas del psicoterapeuta sobre sí mismo y su trabajo, a medida que conocemos a sus pacientes: gente al borde del suicidio; mujeres con un apetito sexual enfermizo; parejas al límite de la disolución; el director general de una empresa con ataques de pánico; una adolescente gimnasta que se siente sobreexigida; un niño que tiene que adaptarse a la salvaje relación de sus padres separados...

El morbo de esta serie, a la que algunos acusan de teatral, es que permite por primera vez asistir a un espacio vedado para los extraños: la consulta de un analista. Porque, ¿qué es lo que sucede en esa habitación cuando se cierra la puerta? ¿De qué se habla? El escenario de la serie es simple –un sofá y una silla, dos personas en una habitación–, pero lo que se dice (y también lo que se calla) es el auténtico espectáculo: algo menos de 30 minutos en los que el doctor actúa como una especie de detective, buscando la íntima verdad del paciente y las razones de su incapacidad para ser feliz. Una búsqueda que tiene su continuación en el “backstage” de las sesiones, que es nada menos que la vida. Tras despedir a un paciente, cuando finaliza la sesión, el terapeuta se coge la cabeza entre las manos, desesperado; se pelea con su mujer; o acude a la consulta de su propia analista (Dianne Wiest), que es la que cuestiona sus certezas y señala sus incongruencias.

Después de emitirse en varios países como España, el fenómeno de esta serie ha encontrado su réplica en el país del psicoanálisis por excelencia: Argentina. Porque haciendo honor al tópico de que todos los argentinos van al psicoanalista, la realidad parece dar la razón a la ficción. Solo Buenos Aires cuenta con 25.000 profesionales para unos tres millones de habitantes, según la Asociación Psiquiátrica Argentina (APA); la ciudad tiene un barrio popularmente denominado “Villa Freud” y existe una inaudita cobertura parcial de los tratamientos en el sistema público.

“El entusiasmo no es nuevo y ha sido largamente estereotipado por la televisión, el cine y el teatro”, confirma el psiquiatra Andrés Rascovsky, presidente de la APA. De hecho, en la Avenida Corrientes (el Broadway bonaerense) hay ahora mismo tres obras de teatro, alguna musical, que hablan del tema. “En Argentina no solo es normal reconocer que se va a terapia: es que además resulta chic. Si no lo haces, te miran raro”, añade el psicoterapeuta familiar argentino Gabriel Bana. Una costumbre que subraya el psicoanalista bonaerense Diego Sehinkman: “Cualquier argentino le hablará voluntariamente de sus neurosis, sin ningún problema”.

¿Un espejo deformante?

Con ese sustrato cultural de fondo, el éxito de la adaptación argentina de la serie americana estaba cantado. Allí el papel de Byrne es interpretado por Diego Peretti, un
cómico en las antípodas del actor irlandés, pero parecido en lo que respecta a su físico; Leonardo Sbaraglia es uno de los pacientes y el papel de la maestra-analista es interpretado por la veterana Norma Aleandro, protagonista de “La historia oficial” y “El hijo de la novia”. Además, la serie (que tiene más 37.000 seguidores en Facebook y ya ha anunciado una segunda temporada) ha tomado un cariz abiertamente dramático y pone en cuestión temas como la infidelidad, el deseo por el terapeuta o el estrés de los jóvenes, para entrar en dilemas públicos, como la violencia militar o el aborto. ¿Ver terapias ajenas puede llegar a ayudarnos con nuestros problemas o a empujarnos a consultar a un profesional?

Para muchos analistas, series como “En terapia” banalizan lo que significa realmente el análisis y prefieren marcar distancias con la auténtica práctica del diván
: “Lo sensacional, la exageración de la televisión genera buenas mediciones de audiencia, pero a veces eso complica los casos; sobre todo, veo algunas cuestiones distorsionadas en el rol del terapeuta”, afirmaba el psicoanalista Diego Samara en el diario La Nación.

Mientras Alejandro Daumas, miembro de la AMP, afirmaba en el mismo periódico: “La serie ayuda en la medida en que es posibilitadora de la palabra y eso alivia el sufrimiento”. Y es que “talking cure” (cura por la palabra) es como se llamó al psicoanálisis en sus orígenes. ¿Nos llevará nuestra propia crisis económica (cada vez más parecida a la vivida por los argentinos en los años 80 y 90) al diván? ¿Hablamos? ¿Gritamos? De momento, en 2012 se superó el récord de consumo televisivo. No hay duda de que la crisis, al menos, nos lleva a la tele.

Las nuevas terapias on line

  • El último fenómeno en la psiquiatría es el uso de nuevas tecnologías, es lo que se está llamando “terapia on line” y que no es más que una sesión, pero a través de una videoconferencia por internet.
  • “No es exactamente lo mismo, y no debería sustituir a la terapia al uso y presencial, pero es útil en algunos casos–reconoce la psicoanalista Mariela Michelena, autora de “Me cuesta tanto olvidarte” (Ed. La Esfera)–. Es práctica, por ejemplo, para pacientes que se mudan a países extranjeros, donde no hay posibilidad de encontrar profesionales que hablen su misma lengua, y para otros muy sensibles al cambio de terapeuta y que no quieren empezar con otro distinto. Y eso que no existe el terapeuta insustituible, eso es algo que debemos dejarles claro”.
  • Michelena insiste en que una sesión a través de internet no debe diferir en nada de otra en consulta. “Lo primero de todo es aclarar que estas terapias no son psicoanálisis, son terapias de corte psiconalítico. Es importante mantener con total seriedad la periodicidad de la terapia, una o dos veces por semana, en un marco férreo. Siempre debe ser el mismo día, a la misma hora y los 45 minutos habituales de una sesión. Hay un compromiso firme dentro de la volatilidad de la distancia. Yo, personalmente, mantengo la costumbre del diván. Trabajo por Skype, pero no miro al paciente. Lo hago con la cámara apagada. Eso preserva su intimidad y mantiene la dinámica habitual. El ritual debe ser exactamente el mismo: un saludo al principio y luego esperar a que el paciente hable de lo que quiera hablar”.
  • El fenómeno de la “terapia on line” está en el origen de “Web therapy” una serie de humor donde Lisa Kudrow (“Friends”) interpreta a Fiona Wallice, una desastrosa terapeuta que atiende a sus pacientes en sesiones de cinco minutos y acota todos sus comentarios con relatos de experiencias personales fuera de lugar. 

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

¡Muy buenos días! Practicamos ante el espejo nuestra mejor sonrisa para desperezarnos este jueves? Venga arribaaaaa ;-) Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Nos vamos a la cama soñando con los rincones de Oporto que nos descubre @marialeonstyle http://t.co/5IAqrmmcrM Hace 10 horas · responder · retweet · favorito

Las pestañas son capaces de cambiar por completo una mirada. ¡Guía para encontrar la máscara perfecta! http://t.co/m0TCHVZaRc Hace 10 horas · responder · retweet · favorito

¡Cómo se mueven! @martinakleinpro y @RubenCortadaS protagonizan el flashmob de @Cortefiel_es #AmanLoQueHacen http://t.co/TK7mAXujlC Hace 10 horas · responder · retweet · favorito

Zanahorias para la visión nocturna y para mucho más http://t.co/MfAahAoQRI en #AdelgazarSabiendo Hace 11 horas · responder · retweet · favorito

¡Si es que es llegar el otoño y ahí está él! 20 motivos para vestir de burdeos http://t.co/Yek3c6gLwk Hace 11 horas · responder · retweet · favorito

Las razones por las que @Beyonce se estudia como asignatura en Harvard http://t.co/jZl3qe7eeo vía @Hoy_Corazon Hace 11 horas · responder · retweet · favorito

20 razones que explican lo que podrías estar haciendo mal si no encuentras trabajo http://t.co/hJXgw143qw Hace 11 horas · responder · retweet · favorito

Las claves de la #dieta del pH o alcalina y los datos sobre para quién es aconsejable http://t.co/kF96qAKmhN Hace 12 horas · responder · retweet · favorito

¡Adora los herbolarios! Los trucos 'beauty' de María Chávarri, imagen de @inutralia http://t.co/ebqpkUwzud Hace 12 horas · responder · retweet · favorito

Instagram