Lola Martínez, sevillana y delineante de profesión, y Fernando Díaz, talaverano, ingeniero y empresario, han sido finalmente los ganadores, por votación popular en la Red del concurso Sloggi, en el que la marca de lencería de la casa Triumph ha buscado el mejor culo de España. Ambos confirmaron así los pronósticos que adelantaba hoymujer e irán a la final mundial en Munich, Alemania, el 31 de octubre.

En categoría femenina, la segunda clasificada ha sido Alexandra Nicole, una neoyorquina afincada también en Sevilla, y la tercera, Thelma Alcántara, dominicana y residente en Madrid.

En la categoría masculina, tras Fernando, quedó situado Claudio Sarasketa,de Valencia, y en tercer lugar se clasificó Miguel Ängel Álvarez, de Tenerife.

El concurso Sloggi planteó una desenfadada y divertida votación por internet en busca del mejor culo de España. El premio de la fase nacional, 3000 euros, la participación en la final mundial y el arte y salero españoles, han animado a numerosos desinhibidos a presentarse y a miles a participar con sus votos y opiniones.

Durante tres meses se ha podido votar a través de internet de una forma muy controlada que impedía duplicidad de votos y que permitía a los concursantes crearse una especie de página personal, chatear y responder a sus admiradores. El concurso ha tenido muy buena acogida por la impicación que permitía tanto de concursantes como de espectadores y ha mantenido el buen tono durante todo su recorrido.

Para la final mundial, que tendrá lugar en el Riding Hall de Munich, un jurado compuesto por siete personalidades y famosos internacionales (un psicólogo, un/a modelo,un deportista, etc) decidirán quiénes son las personas con el culo más bello del planeta. Los ganadores, tanto en categoría masculina como femenina,serán imagen de la marca Sloggi durante todo un año.

Sloggi, que apareció en el mercado de la lencería en 1979 y ha vendido en su andadura más de un millón de braguitas,convirtiéndose en la número 1 en ventas en toda Europa, ha sido la marca creadora de esta competición en la que han  participado 28 países.