La desensibilización permite que más del 95% de los alérgicos a los fármacos los toleren

Logroño, 23 oct (EFE).- La alergóloga de la Universidad de Harvard (EEUU), Mariana Castells, sostiene que hay protocolos de desensibilización -inducción temporal de tolerancia a un fármaco- que logran que más del 95% de pacientes sin alternativas terapéuticas disponibles toleren el fármaco al que son alérgicos.

La desensibilización consiste en suministrar a un paciente alérgico unas determinadas cantidades, determinadas en unos protocolos, que le permiten tolerarlo y seguir el tratamiento para curar y controlar el proceso crónico que padezca.

En una entrevista con EFE hoy en Logroño, antes de pronunciar una conferencia en un congreso internacional sobre alergia a medicamentos, Castells ha presentado los resultados del protocolo desarrollado en la Universidad de Harvard sobre desensibilización a medicamentos.

Según Castells, el protocolo de Harvard es "estandarizado" y "universal" y es de los "más versátiles" que existen porque permite aplicar la técnica a la práctica totalidad de tratamientos que existen, como antibióticos, quimioterápicos, anticuerpos monoclonales o insulinas, entre otros.

Hasta la actualidad, la Universidad de Harvard ha publicado los resultados de los estudios realizados con todos los tratamientos y publicará en breve los resultados con antibióticos y anticuerpos monoclonales para completar toda la desensibilización realizada in vitro y en humanos.

El porcentaje de éxito en los más de cuatrocientos pacientes sometidos a este protocolo en Boston ha superado el 95 por ciento y la incidencia de mortalidad es prácticamente nula.

Según las estadísticas españolas de desensibilizaciones a tratamientos oncológicos, como la quimioterapia, tampoco se ha producido muerte alguna ni incidente grave, lo que permite a un paciente alérgico a un medicamento volverlo a reintroducir, ha informado Castells.

Los pacientes a los que se les aplica un tratamiento de desensibilización son pacientes que han sufrido alergias graves, severas, urticarias, asma o angiodemas, ha explicado Castells.

En este tipo de pacientes, ha precisado la investigadora, la tolerancia al fármaco supera el 95 por ciento. El resto son reacciones leves.

El protocolo desarrollado en Harvard, y que Castells ha presentado al Congreso, es "relativamente rápido", ya que en seis horas se puede suministrar al paciente la medicina y siga el tratamiento durante el tiempo que tenga asignado.

Según Castells, la desensibilización ha sido "un gran avance para la medicina porque ha permitido que pacientes que no respondían bien a un medicamento particular o han mostrado una reacción de hipersensibilidad, lo toleren y puedan ser tratados con él" si no tienen otra alternativa terapéutica.

La investigadora ha informado también de que el efecto de la desensibilización continúa mientras la medicación se mantenga, como puede ocurrir en pacientes a los que han que desensibilizar con aspirina para tratar determinadas enfermedades vasculares y que pueden seguir el tratamiento hasta treinta años.

Sin embargo, en antibióticos de una prescripción al paciente de corta duración, éste tendría que volver a desensibilizado cuando precisase de nuevo volver a tomar el fármaco porque el efecto de la técnica no permanece.

Por ello, ha destacado la importancia y eficacia de los protocolos de desensibilización para tratar reacciones alérgicas a los tratamientos de quimioterapia, enfermedades infecciosas u otro tipo enfermedades que necesitan un tratamiento a largo plazo.

Este Congreso, organizado por la Sociedad Española de Alergia a Medicamentos, reúne hoy y mañana en Logroño a más de 800 alergólogos de todo el mundo para analizar los últimos avances científicos en la alergia a medicamentos.


1096885|20091023T133600+0000