Estudio confirma que la dieta mediterránea incide en la prevención de dolencias

Bilbao, 12 mar (EFE).- La investigadora española Lina Badimón ha afirmado hoy que la dieta mediterránea incide favorablemente en la prevención de las dolencias de tipo cardiovascular, como lo ha confirmado un estudio experimental realizado recientemente en el centro que dirige.

Lina Badimón es directora del Centro de Investigación Cardiovascular (CIC), conjunto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y del Institut Catalá de Ciêncies Cardiovasculars, de Barcelona, donde se ha llevado a cabo este estudio entre 722 pacientes con riesgo de padecer alguna enfermedad de origen cardiovascular.

La prueba ha determinado que aquellos pacientes a los que durante tres meses se les suministró una alimentación basada en la dieta mediterránea (rica en verduras, fruta y fibras aportadas por las legumbres, y baja en carnes) complementada con el consumo de aceite de oliva y frutos secos, evidenciaron los beneficios de esta dieta sobre los que no la recibieron.

La directora del Centro de Investigación Cardiovascular conjunto de Barcelona ha incluido al vino tinto entre los componentes de la dieta mediterránea que son útiles para la prevención de dolencias cardiovasculares.

Badimón ha advertido, en este sentido, de que su consumo sólo es beneficioso si se hace con moderación, nunca más de dos copas al día, ha aconsejado, y la bebida es "de calidad", y ha precisado que "el botellón no es provechoso para la salud, sino que tiene claros efectos perjudiciales".

La profesora ha alertado también de la posibilidad de que se pierda la prevención que aporta el consumo de alimentos propios de la dieta mediterránea si continúa el avance en España de su sustitución por otra basada en la comida rápida y los platos preparados o precocinados.

Por este motivo, ha incidido en que "hay que intentar imbuir a los niños, desde la infancia, en la importancia de consumir fruta y verduras en abundancia".

La especialista ha señalado que los nutrientes que aportan al organismo humano los alimentos de la dieta mediterránea contribuyen a mantener en niveles correctos aquellos genes que intervienen en el proceso de inflamación de las arterias, dolencia conocida como arteriosclerosis.

La directora del CIC de Barcelona ha recordado que esta enfermedad está en el origen de numerosos problemas cardiovasculares, como las trombosis y los infartos e isquemias cerebrales o arteriales, que son la primera causa de muerte en España y los países industrializados o en vías de desarrollo.

La profesora Badimón se encuentra en Bilbao para intervenir esta tarde en el ciclo de conferencias sobre "Nutrición y Salud" organizadas por el Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias del País Vasco, BioGUNE y la Fundación BBVA.


856247|20090312T134900+0000