Lo llevo, lo llevo...

En una dieta, siempre llega el momento del estancamiento...

  • La semana pasada ha sido Semana Santa y me he tomado un bune descanso, en todos los sentidos… Pero a la vuelta he estado echando un vistazo a los comentarios que tan amablemente y con tanto cariño me dejáis en el blog. Y me he parado en el de Chispitas82 (me he encanta el Nick!) y tiene razón: hace días y días que no os hablo ni de las visitas al médico ni de la evolución de la dieta.

Pues a ello voy hoy. He tenido un par de semanas de estancamiento, como yo lo llamo. Oye, ni para arriba ni para abajo. Lo que sí bajaba era mi ánimo porque imagino que sabréis lo que frustra estar midiendo lo que comes, pesándolo, pasando cierta envidia y alguna que otra penuria en lo que a vicios gastronómicos se refiere y que al subir a la báscula estés en las mismas… ¡¡un horror!!

Pueden ser mil cosas… Estrés, la ansiedad, el frenetismo de la vida que llevo últimamente, algo de retención de líquidos, un retraso menstrual… Eso es lo que me dijo mi médico. Eso sí, no sin antes tirarme un poco de las orejas y recordarme que yo misma me puse un objetivo hace ya unos meses: estar de quitar el hipo para este verano. Y a día de hoy (confieso) no se yo… Me parece que lo único que voy a quitar al personal es las ganas de mirar en la dirección en la que yo me encuentre ¡¡Se me echa el tiempo encima!!

No voy mal, pero podría ir mejor. Aunque no me voy a agobiar. Sobre todo porque no quiero bloquearme del todo. Así que, dicho esto, me voy a preparar la cenita (pollo a la plancha con pimientos asados) y mañana renovaré “votos”.

Y vosotr@s, ¿cómo lo lleváis?

Autora

+info
Autora

Día a día os iré contando cómo va mi particular suplicio en esta dura tarea de perder peso.