No sólo es posible cambiar nuestro aspecto físico, además, tienes la capacidad de rejuvenecer tu cerebro gracias a los nuevos métodos de estimulación mental. Con sencillos ejercicios, como los que realizas en el gimnasio para potenciar tu cuerpo, podrás poner tu mente a punto y quitarle unos cuantos años a tu materia gris. No seas perezosa e inténtalo.

Existen varios métodos para que nuestro cerebro pueda ejercitarse, cada uno de ellos con sus propios beneficios. Así, por ejemplo, la estimulación numérica potencia la capacidad numérica y el cálculo; la lógica beneficia el razonamiento; los sudokus permiten mejorar la capacidad de resolución...

Es preciso que exista una estimulación desde la formación del cerebro en el seno materno hasta la ancianidad, atendiendo a las necesidades de cada etapa de la vida. Sin embargo, cada edad tiene unas necesidades particulares:

En los bebés hay que trabajar para equilibrar la inteligencia.

En los niños, la estimulación debe dirigirse al aprendizaje y así evitar el fracaso escolar.

En el caso de los adolescentes, hay que trabajar para que los cambios que implican su desarrollo (físico y hormonal), no produzcan alteraciones en su acceso al conocimiento.

En los adultos, se trabaja para que aprendan a enfrentarse al estrés y así conseguir un cerebro sano que en la vejez conserve todas sus facultades.

En la tercera edad, se trabaja para mantener una adecuada forma física y mental que retrase los procesos del envejecimiento.

UTILIZA LA NEMÓNICA

• Exagera lo que quieras recordar o hazlo absurdo.
• Juega con los colores para reforzar tu imaginación.
• Crea tu código de colores para ilustrar conceptos abstractos: verde esperanza, mala suerte amarilla, rojo pasión...
• Un método infalible es poner movimiento a la imagen que quieres recordar. Nuestro cerebro almacena mejor las cosas que se mueven que las estáticas.
• Emplea notas cómicas o con sentido del humor.