Vientre plano: los mejores ejercicios de abdominales para hacer en el agua

  • Cada verano, todos queremos lucir un vientre plano y tonificado. Sin embargo, los abdominales son los ejercicios que casi nadie quiere hacer. Probablemente estés de vacaciones y tu falta de interés por practicar ejercicio aumenta considerablemente. Por ello, te ofrecemos unos divertidos y prácticos ejercicios para realizar mientras te refrescas en la piscina o playa. ¡No tienes excusa para enseñar ombligo! 

Fortalecer la zona abdominal es esencial no sólo para lucir figura, y es que estos músculos garantizan una correcta postura corporal. Mientras que te das un chapuzón, aprovecha para hacer alguno de estos ejercicios y ponerte en forma.

- Una vez que estés dentro de la piscina, pega tu espalda a la pared, abre los brazos en forma de cruz y apóyalos en el borde. Ahora, sube las piernas hasta el pecho y vuelve a la posición inicial. 

- Trata de mantenerte a flote sin tocar el fondo. Para ello, contrae el abdomen y eleva las piernas hasta formar un ángulo de noventa grados. Abre y cierra las piernas y brazos sin perder la postura o realiza ejercicios isométricos ( nada de movimientos, solo intentando no hundirte). 

- El siguiente ejercicio requiere un poco más de esfuerzo. Dentro del agua, parte de la posición como si fueras a nadar (boca abajo, brazos en cruz y piernas estiradas). Acto seguido, mantén la posición del tren superior, sumerge las piernas hasta sacarlas a flote llevándolas hacia adelante, mientras que te estiras y sacas parte del pecho fuera de la superficie del agua (ponerse en plancha boca arriba). 

- Para trabajar oblicuos, parte de una posición vertical (sin tocar el suelo): con los pies juntos trata de estirarte a cada lado con el abdomen y glúteos contraídos.

- Como en el segundo ejercicio, contrae el abdomen y eleva las piernas hasta formar un ángulo de noventa grados. Después, junta las piernas y gira a la izquierda y derecha, los brazos abiertos en cruz van en sentido contrario.

- Brazos en jarra apoyándolos a la altura de las caderas mientras que las piernas realizan movimientos pendulares. Si no aguantas, puedes agarrarte del bordillo. 

- Por último, mantenerse en flotación dinámica con los brazos alzados. Para ello se deben mover los brazos y las piernas de forma continua realizando pequeños círculos. 

Haz tres series de 10 a 20 repeticiones de cada ejercicio. Para conseguir resultados más rápidos, no olvides cuidar tu alimentación con una dieta sana y saludable. También, debes realizar ejercicios cardiovasculares al menos tres veces en semana.