Practicar yoga en sesiones multitudinarias y entornos emblemáticos, triple beneficio para la salud

  • La práctica de yoga en sesiones multitudinarias y en entornos emblemáticos contribuye, según los expertos, a propiciar una conexión de energías en los participantes que resulta beneficiosa para la salud.

"El yoga es siempre algo tangible, dirigido al cuerpo físico, pero también intangible, dirigido a la mente. Se trabaja en base a estos dos requisitos por lo que en sesiones multitudinarias lo que se consigue es llegar a una experiencia común, una fuerza única que conecta a todos los presentes", explica Lauren Imparato, yogui que el pasado 12 de abril impartió una masterclass en el  Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) de Barcelona, en el marco del Lolë White Tour, una iniciativa que en las próximas semanas recorrerá Montreal, Nueva York, Toronto y Edmonton. 

La reconocida yogui asegura que el hecho de participar en este tipo de sesiones en entornos emblemáticos contribuye a reforzar la esencia del yoga que, para ella, siempre supone la unión de la tradición y la modernidad. 

A la hora de participar en este tipo de sesiones, Imparato asegura que lo más importante es siempre "respirar" pues, a su juicio, "si puedes respirar, puedes hacer yoga". Tener una mente abierta y deseo de disfrutar, conocer y experimentar son algunas de las cualidades que también contribuyen a aprovechar al máximo la práctica de estas actividades. 

La energía colectiva, el gran valor

"En las clases multitudinarias como la celebrada en Barcelona se siente la energía del grupo. Yo suelo enfocar mi energía en el grupo y suelo improvisar según esa energía y lo que la gente me transmite. El Lolë White Tour es una experiencia común, donde se siente la paz y el esfuerzo de la comunidad global", revela Lauren Imparato.   

Barcelona ha sido la primera cita en el calendario del tour internacional de sesiones de yoga multitudinario en los museos que recorrerá algunas de las principales ciudades del mundo. Según Nathalie Binda, vicepresidenta de marketing en Lolë, “los cinco museos, seleccionados por su espacio y su ambiente inigualable, se transformarán con el objetivo de conseguir la serenidad de un centro de yoga y acoger hasta 1.000 invitados que vivirán una experiencia diferente a la que puede ofrecer un centro tradicional”. Al unísono y vestidos de blanco, los participantes practicarán sus posturas favoritas bajo las instrucciones de profesores de renombre.