El peso del sexo: sentirse obesa y poco atractiva

  • Sentirse obesa y poco atractiva complica la vida sexual de mujeres de todas las edades, pero podemos cambiar la situación y, de paso, mejorar nuestra salud.

Desde series como 'Sexo en Nueva York' hasta 'Mujeres desesperadas', pasando por cualquier anuncio de cosmética, perfume e incluso coches, hay un mensaje flotando en el aire: tenemos que sentirnos atractivas, tener una actitud sensual y vivir el sexo a tope. Y, al mismo tiempo, esas mismas imágenes nos muestran cómo debe ser esa mujer llena de erotismo: para empezar, no supera la talla 38, debe llevar el pelo y la ropa a la última, y poseer una sonrisa perfecta. 

Sexo, exceso de peso y aspecto descuidado no comparten espacio en nuestra sociedad actual, y esa idea es como un jarro de agua fría en el deseo sexual de muchas mujeres que se enfrentan cada día a la báscula y al espejo. “Las encuestas indican cómo la percepción del aspecto determina el rol que las mujeres se adjudican hoy en el terreno sexual”, declara el doctor Martin Binks, director de Salud Conductual en la Universidad Duke (EE.UU.). 

Pero este es un problema que no conoce fronteras. Una investigación realizada en la Universidad de Vigo con 325 chicas universitarias sin trastornos de alimentación y con una media de 19,5 años comprobó que las que se autopercibían como menos atractivas mantenían una menor actividad sexual

María Lameiras Fernández, doctora en Psicología y una de las autoras del estudio, insiste en la necesidad de salirse de los estereotipos (es decir, de la idea de que hay que ser joven, atractiva, heterosexual y sin discapacidad para tener derecho a una vida sexual plena) y “asumir la idea de que todos, absolutamente todos, somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos”. 

Lo de aceptarnos tal como somos tiene efectos positivos también en la percepción que tienen de nosotras mismas nuestras parejas potenciales. Y, para demostrarlo, nada mejor que echar un vistazo a las encuestas realizadas en revistas masculinas que insisten en que una de las cosas más atractivas de una mujer es la seguridad en sí misma. 

Pero esos mensajes no cuentan toda la historia. Los científicos han comprobado que la propia obesidad y sus consecuencias en la salud afectan, y mucho, al deseo sexual. Según el citado estudio de la Universidad Duke, el 30% de las personas que consultan al especialista por exceso de peso u obesidad tienen problemas de deseo, impulso o rendimiento sexual... y a menudo las tres cosas a la vez. “Con frecuencia, esas disfunciones tienen que ver con problemas de salud asociados al aumento de peso”, insiste el doctor Binks. 

Un problema encadenado 

“Si los niveles altos de colesterol y la diabetes tipo 2 afectan a la salud arterial y reducen el flujo sanguíneo al pene provocando problemas de erección en el hombre, esos problemas afectan igualmente al impulso y deseo sexual femenino”, explica por su parte la doctora Susan Kellogg-Spadt, del Instituto de Salud Pélvica y Sexual del Hospital de Filadelfia (EE.UU.). 

“Hemos comprobado que el diámetro de los vasos sanguíneos que llegan al clítoris (la zona más estrechamente relacionada con la respuesta sexual femenina) se ve afectado por los mismos problemas que reducen el flujo sanguíneo al pene. Cuando eso ocurre, la respuesta sexual de la mujer disminuye y, con ello, el deseo”, aclara la experta. 

De hecho, cuanta más grasa corporal tiene una persona (sea del sexo que sea), mayores son los niveles de una sustancia natural conocida como SHBG (siglas en inglés de globulina fijadora de la hormona sexual). “Y, cuanto mayores son los niveles de SHBG, menos testosterona hay disponible para estimular el deseo sexual”, puntualiza la doctora. Una auténtica pena, tanto para el cuerpo como para la mente, porque la relación sexual es un ejercicio aeróbico que favorece la quema de calorías, reduce el estrés, mejora la salud emocional y aumenta la propia autoestima. 

Cambio de actitud 

“Durante un orgasmo, la tensión arterial baja y el cuerpo libera hormonas (adrenalina, endorfinas y oxitocina en el caso de la mujer), que funcionan como vasodilatadores y mejoran la circulación sanguínea evitando la formación de coágulos”, explica el doctor Ignacio Fernández-Lozano, vicesecretario de la Sociedad Española de Cardiología y miembro de la FEC. 

“Además, durante una relación sexual satisfactoria aumentan los niveles de inmunoglobulina, lo que protege de infecciones y favorece una mayor resistencia a las enfermedades. Junto a todos esos beneficios, la práctica sexual de forma periódica ayuda a reducir las probabilidades de padecer un infarto”, concluye. 

¿Y qué cosas podemos hacer para empezar a dar un impulso a nuestra vida sexual? Según diferentes estudios, siguiendo estas cuatro claves lograremos volver a estimular nuestra libido: 

- Perder cinco kilos estimula las hormonas sexuales. 

- Comer más sano mantiene a raya los niveles de colesterol y de azúcar y mejora el flujo sanguíneo a los órganos sexuales y el resto del organismo. 

- Realizar actividad física y, sobre todo, los ejercicios Kegel tonifica la zona pélvica. 

- Recuperar el contacto con nuestro instinto sexual perdido, dedicando atención a nuestra sexualidad. 

Como hemos dicho, perder apenas cinco kilos libera testosterona, lo cual estimula el deseo sexual. Además, una dieta saludable, pobre en grasas trans y saturadas y en azúcares y harinas refinadas, pero rica en frutas y verduras, con pescados y mariscos, carnes magras y aceite de oliva virgen, ayuda a controlar los niveles de triglicéridos, colesterol y glucosa y a mejorar el deseo, incluso si no se adelgaza. 

“Vemos constantemente que, cuando las pacientes empiezan a cuidarse, su autoestima y su deseo sexual aumentan. Creo que la idea de estar tomando decisiones de mejora personal es ya estimulante en sí misma, aunque no se pierda peso", declara el doctor Binks. 

Muchos ginecólogos y sexólogos proponen ejercicios de Kegel para estimular la circulación en el área genital y mejorar el deseo sexual de la mujer, aunque cualquier actividad física que aumente el flujo sanguíneo a los grandes grupos musculares de los muslos, las nalgas y la pelvis (como el yoga, caminar a paso rápido, pedalear 20 minutos por semana e incluso el baile) ayuda a estimular la circulación en esas zonas. 

Recuperar el interés 

“El resultado es una mayor lubricación, y mejor respuesta orgásmica, y con ello la recuperación del deseo sexual”, aclara la doctora Kellogg-Spadt, que aconseja además 20 minutos de lectura erótica, tres veces por semana. El objetivo: volver a poner el foco en el sexo para mejorar tanto el impulso como el deseo. 

“Ir al supermercado o limpiar la casa no tienen nada de sexy. Si toda tu atención se centra en esas cosas, no te quedará espacio para el sexo, independientemente de tu silueta. Mi impresión es que el peso corporal deja de ser un problema cuando la mujer empieza a sentirse atractiva y a pensar en su faceta de ser sexuado. Lo importante no es tanto su cuerpo como su cabeza”, señala Kellogg-Spadt. 

Sea como sea, si te cuesta superar la imagen negativa que tienes de ti misma y de tu físico, y eso se refleja en tu vida sexual, te conviene consultar a un psicólogo especializado en temas de sexualidad. Dicho eso, no está de más recordar que, si bien el 30% de las mujeres obesas tienen dificultades sexuales, el otro 70% no los tiene, y es muy probable que formes parte de esa gran mayoría. 

Bueno para el corazón 

“El sexo es beneficioso para el corazón”, declaran expertos de la Fundación Española del Corazón (FEC). Los hombres y mujeres que practican sexo de forma regular tienen la mitad de probabilidades de padecer un infarto. De hecho, el orgasmo protege de enfermedades cardiovasculares.

La FEC recuerda la importancia de mantener una dieta equilibrada, realizar actividad física de forma regular, no fumar y no abusar del alcohol para prevenir problemas cardíacos y explica que “entre los buenos hábitos de vida, está la práctica de sexo”. 

Los expertos de la FEC añaden que los pacientes con un diagnóstico de enfermedad cardiovascular “pueden mantener una vida sexual normal, siempre que estén estables y sigan la medicación prescrita”. En caso de duda, consulta al cardiólogo.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

¿Te mareas a menudo? Los expertos responden a tus preguntas https://t.co/WqmKwyR3rz https://t.co/9hbthUTB4Q Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

20 famosas que se han operado el pecho y ya no te acuerdas #Belleza #CirugíaEstética https://t.co/yFh8PdrHK3 https://t.co/1XhaTUn3ym Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Síndrome del nido vacío: cómo evitar que se convierta en depresión https://t.co/IEH6RYetjQ https://t.co/55pRlqGhCq Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

...Y @KimKardashian vuelve a despertar pasiones con su #microbikini 👙 ¿Cómo te quedas? 😳 https://t.co/CAIk1FsJcj https://t.co/L3Y9DgHNoI Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Cinco cosas que ha cambiado @Tinder sobre nuestra forma de ligar https://t.co/ZFsUQ8B2Ag https://t.co/SVDddb6Fow Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

#Versace rescata a las tops de los 90 y nos deja sin palabras. https://t.co/NG3nMN7PcA https://t.co/uFxWGOHOvl Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Talento! @Mcortesofficial , hijo de Raquel Bollo y Chiquetete, se entrega en #Algodemí, su nuevo disco… https://t.co/HIB1JMeY6Q Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Somos tan fans! Nos emocionamos con #Novayaaser de @pabloalboran https://t.co/W4wtAiIwVI https://t.co/0r0qVPPEmE Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Mamás influencers, la nueva forma de vivir la #maternidad. https://t.co/onYU6XUc7n https://t.co/YtiFPe2SGM Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

50 trucos de moda para usar tus prendas de verano en otoño https://t.co/rodQOse7rf https://t.co/EdyJVYINMB Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Instagram