El doctor José Rosas, reumatólogo del Hospital de la Marina Baixa, en Villajoyosa (Alicante), examinó a Lola, de 49 años, con detenimiento. La paciente llevaba tres años de médico en médico, sin poder poner nombre a lo que le ocurría. Con su mirada, Lola imploraba ahora al especialista que descifrara el misterio de su enfermedad. Los síntomas que refería –dolores articulares, cansancio profundo, tos y ronquera persistentes, molestias vaginales...– eran difusos. Pero, tras una serie de preguntas y pruebas, el especialista emitió un diagnóstico sin sombra de duda: síndrome de Sjögren.

“Se trata de una enfermedad crónica y autoinmune –explicó el reumatólogo– en la que las defensas del organismo atacan y destruyen, por error, las glándulas productoras de secreciones húmedas, entre ellas las salivares y las lagrimales. Pueden presentarse también sequedad nasal, de piel, de la vagina, del sistema respiratorio... que explican muchos de los síntomas que padeces y también esos ojos enrojecidos que he visto en cuanto has entrado en la consulta”.

A pesar de su difícil nombre (el del médico sueco que describió el trastorno por primera vez), no nos encontramos ante una enfermedad infrecuente. El síndrome de Sjögren afecta a una de cada 100 personas, el 90% de las cuales son mujeres. Suele aparecer entre los 40 y los 50 años. “El gran problema de esta enfermedad es el tiempo que tarda en diagnosticarse, a veces más de 10 años –explica Jenny Inga, presidenta de la Asociación Española de Síndrome de Sjögren–. Mientras tanto, la paciente es rebotada de consulta en consulta, viendo cómo su vida se va deteriorando progresivamente”.

Síntomas visibles e invisibles

Y es que las complicaciones de la sequedad (síntoma más evidente del trastorno) son más de las que podemos imaginar. Las afectadas por el síndrome de Sjögren se ven obligadas a llevar constantemente a cuestas una costosa mochila de lágrimas artificiales, lubricantes vaginales, hidratantes corporales, protectores labiales, dentífricos y enjuagues bucales. Estos productos no están costeados por la Seguridad Social, pero son absolutamente necesarios para que los enfermos puedan funcionar normalmente y prevenir los efectos de la sequedad: caries y deterioro bucal, visión borrosa y úlceras de córnea, erupciones y erosiones cutáneas o labiales, erupciones vaginales...

Por otra parte, los síntomas visibles no son los únicos por los que debemos preocuparnos. Como se trata de una enfermedad sistémica, puede afectar a cualquier parte del organismo y causar dolencias articulares y artritis, problemas endocrinos, neurológicos, afecciones pulmonares, renales o digestivas, alteraciones hematológicas... Jenny Inga lo explica de esta manera: “El síndrome de Sjögren altera toda la vida de los pacientes, ya que incide en su estado físico y psicológico y también en el social”. Además, si las complicaciones no se vigilan y se tratan adecuadamente pueden tener consecuencias muy graves; dependiendo del órgano afectado, pueden derivar en neumonía, hepatitis, enfermedades renales, neuropatía periférica...

Tratamiento y diagnóstico

“Aunque la intensidad de los síntomas puede variar mucho de una paciente a otra –añade Inga–, la vida de gran parte de las afectadas transcurre entre viajes a urgencias, visitas hospitalarias, familias y matrimonios rotos e incomprensión social derivada de la falta de información que existe en torno a esta enfermedad. Por si todo esto fuera poco, el síndrome de Sjögren aumenta el riesgo de desarrollar linfoma, una complicación que se produce en el 1% de los afectados”.

Afortunadamente, hay nuevos tratamientos. La llegada de comprimidos de pilocarpina clorhidrato, que estimula la función de las glándulas productoras de secreciones húmedas y evita muchas complicaciones, ha dado un giro a la vida de muchos pacientes. A su vez, y en espera de la cura definitiva de la enfermedad, fármacos antiinflamatorios, medicamentos antipalúdicos y corticoides ayudan a combatir otros síntomas.

“Hay que aclarar que la sequedad no siempre es indicativa de síndrome de Sjögren –señala el doctor Rosas–. A menudo, la boca seca es un efecto secundario del consumo de ciertos fármacos, en especial antidepresivos tricíclicos y antihistamínicos. Con la edad también se va reduciendo la producción de las secreciones húmedas, pero eso es parte de un proceso natural, no patológico”.

¿Cómo saber entonces si padezco el síndrome de Sjögren?, se preguntan muchas mujeres con estos síntomas. “La respuesta la tienen el reumatólogo o un internista especializado en el tratamiento de esta dolencia, y también el oftalmólogo y el estomatólogo, que ven en sus consultas los efectos de la boca y los ojos secos”, señala José Rosas. Para diagnosticar este síndrome, se realiza una exploración física completa de la paciente, que incluye revisión de ojos, boca, ganglios, bazo y articulaciones. Además, se solicitan análisis generales y más específicos (recuento de leucocitos, velocidad de sedimentación y una serie de anticuerpos en la sangre).

Para valorar la sequedad ocular, se realiza el test de Schirmer (una tira de papel secante colocado en el párpado inferior que nos permite medirla con precisión). Y, para comprobar el nivel de humedad bucal, se hacen pruebas de flujo de saliva. Con este mismo fin se realiza, si es necesario, una gammagrafía de glándulas salivales o incluso una biopsia labial, en la que se toma una muestra del labio inferior para detectar la posible existencia de células inflamatorias, presentes en esta enfermedad.

ORIGEN DESCONOCIDO

• La enfermedad puede adoptar dos formas. El síndrome de Sjögren primario, que no va asociado a ninguna otra enfermedad, y el secundario, que se da en presencia de otras dolencias autoinmunes, (artritis reumatoide, lupus, escleroderma, vasculitis).

• En realidad, no se saben las causas por las que se inicia la cadena de procesos que conducen al síndrome de Sjögren. Algunas teorías sugieren que algún virus o bacteria podrían alterar el sistema inmunitario y desatar una respuesta anómala.

• Otras hipótesis apuntan a alteraciones neuronales o del sistema nervioso. En cualquier caso, el trastorno es más frecuente en personas con antecedentes familiares de esta enfermedad o de otras dolencias reumáticas. “Sea cual sea la forma y la causa, el tratamiento puede y debe ajustarse a las necesidades y síntomas de cada paciente”, explica el doctor Rosas.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Las 15 favoritas para ser Miss Universo https://t.co/SEEehL0aXe https://t.co/NmWM3EiDvC Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Todo lo que tienes que saber sobre el ácido hialurónico, la estrella del rejuvenecimiento facial #Belleza… https://t.co/bkCyqlAusO Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¿Sabías que existe el trastorno por déficit de naturaleza? Apúntate a la #slowlife https://t.co/RTl4SsUPdx https://t.co/yvfG3diFZk Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Jugamos a las 7 diferencias con estas dos fotos de Doña Letizia https://t.co/hIhigBPh1N https://t.co/3xK0TGT00o Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¿Nunca te has atrevido a meterte las tijeras y llevar el pelo corto? ¡Te damos 10 razones para hacerlo!… https://t.co/5UhDhmmfyJ Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Miroslava Duma y otras bloggers que dan lecciones de estilo a pesar del frío https://t.co/rKftZIEBR5 https://t.co/BEcMZHvr2i Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

20 prendas de #rebajas por menos de 20 euros https://t.co/Lrw3WbBLof https://t.co/iSiwnRRDDy Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Las tres claves del discurso de Donald Trump https://t.co/NTixdMbzpK https://t.co/0PDHNmmacP Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Todas las mujeres del presidente Donald Trump https://t.co/oIWySFf3EL https://t.co/DvrHIa7zBc Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Instagram