Educar

Foto: “¡No!”. Parece que es su única palabra, ésa que desespera y hace perder la paciencia que te queda. Tranquila, parece ...

Aprender jugando

  • Estos juegos ayudarán a tus hijos en las tareas más aburridas y engorrosas, a vencer sus miedos y a luchar contra los “Goliat” de la verdura o la oscuridad.

“¡No!”. Parece que es su única palabra, ésa que desespera y hace perder la paciencia que te queda. Tranquila, parece imposible, pero jugando con ellos puedes conseguir grandes resultados. Basta con dejarse llevar y recordar que alguna vez, tú también fuiste un niño.

El libro “¡A jugar!”, del dr. Eduard Estivill y Yolanda Sáenz de Tejada (Debolsillo) o los de Dorothy Einon son prácticos manuales de instrucciones que proponen el juego como efectivo método de aprendizaje. Sólo debes implicarte, darle la emoción que a ellos les gusta y hacerles sentir especiales, mayores, más buenos, responsables...

Aunque debes tener en cuenta que la efectividad del juego depende de cada niño, de su personalidad y de su carácter, lo importante es dar rienda suelta a la imaginación y ponerse en su lugar. Haz un esfuerzo y lo conseguirás. Un, dos, tres... ¡y a jugar!

Llega la hora de sentarse a la mesa

"¡ESO NO ME GUSTA!”. Como norma, haz más atractiva su comida. Piensa que el puré de verduras es menos “feo” si le pones huevo cocido rallado por encima y que prefi eren las formas que conocen. Por eso, las croquetas redondas y pequeñas les gustan más que las grandes y ovaladas. Convierte la hora de hacer la comida en un juego: pídele que te ayude a prepararla, que vea cómo se hace, que toque las cosas, que aprenda qué lleva cada plato o incorpore ingredientes que le gusten.Para la verdura, un método infalible es hacer un taller de arte: saca toda la que tengas y forma con ellas una cara, un tren, una fl or...

"¡NO TENGO HAMBRE!”. No te preocupes, es uno de los problemas más usuales. Como material para el juego, es sufi ciente con una campana: colócala en el centro de la mesa y sólo tendrá el enorme privilegio de tocarla aquel que termine primero. Los demás deberán felicitarle. Cuando terminen de comer, debes guardarla para que no pueda tocarla en otros momentos del día.

"ODIO LA FRUTA”. Si siempre quiere yogur o lácteos a la hora del postre y deseas que tome más fruta, prepara vales simbólicos de regalo, que irás cambiando por cada pieza que coma. Canjea los vales por un regalo poco costoso, pero que le haga mucha ilusión.

"SÓLO QUIERO COMER...”. Muchos niños comen sólo lo que les gusta. Por eso, intenta atraer su atención hacia otros platos, presentándolos de forma divertida, por ejemplo dibujando un muñeco con las verduras de su plato. Hazlo también en el tuyo. Dile que empezareis comiendo los ojitos, luego las orejas... y así hasta terminarlo. Otra fórmula efectiva es recompensarle con puntos. Prepara el menú y da puntos a cada ingrediente, teniendo en cuenta que valdrán más los que menos les gusten. El ganador tendrá un regalo.

Cuando el sueño les vence

"¡NO QUIERO IRME A LA CAMA!”. Parece que nunca es la hora adecuada. Cada noche, deja una pieza de un puzzle bajo su almohada, para que la encuentre cuando se acueste. Por la mañana, tendrá que colocarla para completar un dibujo. No sabrá de qué se trata hasta que lo termine y no acabará si no se acuesta a su hora.

“¡TENGO MIEDO!”. Muchas veces tienen miedo a la oscuridad; otras, a verse solos en la cama. Ayúdale proyectando sombras chinas en la pared. Lo principal es que haya poca luz; así aprenderá a no asustarse.

"QUIERO AGUA, QUIERO PIS, QUE VENGA PAPÁ...”. Cuando los dejas en la cama, intentan alargar esos momentos pidiendo cualquier cosa. Con los más pequeños, prueba a dejarles con un “vigilante” especial: su peluche montará guardia. Puedes tirarlo al suelo por la mañana para demostrarle que ha luchado y es el vencedor. Eso le hará sentirse protegido. Después de una o dos noches tiene que estar siempre en el mismo sitio para que vea que ha asustado a los “malos” y no se atreven a volver.

“OTRO CUENTO MÁS...”. Prueba a inventártelos, en lugar de leerlos. Si tiene hermanos mayores, pueden participar. Cada uno debe Inventar una parte de la historia y recalca que “un niño mayor sólo lee un cuento cada noche”.

Siempre perfectos

“¡NO QUIERO LAVARME LOS DIENTES!”. Incúlcale el hábito, haciéndolo los dos juntos. Puedes decirle que vais a jugar al juego de los dientes brillantes. Debéis lavaros mientras suena una canción, y cuando acabe, gana el que los tenga más limpios. También puedes comprarle varios cepillos y dejar que cada día se limpie con uno.

“¡EL CHAMPÚ ME PICA!”. Juega a lavarle el pelo a su muñeco preferido y, cuando tú vayas a lavarle la cabeza a él, dile que tiene que estar igual de limpio que su muñeco, y que, si quiere, puede volver a lavar a su juguete de la misma forma que lo haces tú con él..

“NO ME GUSTA ESA ROPA”. Déjale que cada día elija él una prenda. Después, tápale los ojos y escoge tú el resto del conjunto para que sea una sorpresa. Se vestirá sin protestar, pues sentirá que él decide su vestuario sin tu ayuda.

“¿BAÑARME? ¡NO!”.Sólo tienen que vencer la primera resistencia, para que no lo vean como una imposición sino como una forma de pasarlo bien. Es importante que durante unos días recalques los hábitos de limpieza del resto de la familia: “¡Qué bien huele papá!”, “¡Cómo brilla el pelo de la tía!”. Regálale una esponja –mejor si tiene algo especial (color, forma...)– y estrénala ese día. El juego consiste en ir preguntándole qué le toca lavarse: las orejas, el cuello, las axilas, los brazos... También puedes hacer una especie de juego de la oca en una cartulina, pintando una serpiente con 15 casilla. Por cada cosa que le supone un esfuerzo, ponle una pegatina. Déjale elegir el regalo que podrá obtener al fi nal y prueba. Esforzarse le resultará así mucho más divertido y sencillo.

Esos grandes problemas

“YO NO QUIERO IR AL COLE”. Si empieza la mañana diciendo que le duele la tripa, la garganta o la cabeza, es el momento de usar la magia. Dile que tienes un secreto, que le vas a confi ar una cajita, un boli, una pulsera... que es mágica, que a ti te la daba tu madre o tu padre. Envuélvela de misterio. No se trata de que cure, porque si no lo hace, pensará que le has mentido, sino de que le ayude a calmarle si le duele mucho. También debes explicarle que no es para jugar, sólo para que duela menos. Cuando vuelva, reclámasela para que vea que la cosa va en serio.

“SIEMPRE HACES MÁS CASO A MI HERMANO”. Los celos por la llegada de un hermano son algo natural, por eso hay que elevar su autoestima para que no se sienta menos querido. Prepárale poco a poco, coméntale que te gustaría pasar más tiempo con él e ir una o dos veces solos al parque. Es importante que le hables, le dés confi anza y le comentes que es normal que a veces quiera estar solo, que sabes que es duro; abrázale, mímale y dile que estás muy orgullosa de él. Finalmente coméntale que, para disponer de más tiempo “libre”, necesitas que te eche una mano con el bebé y encoméndale pequeñas tareas: preparar la ropa, sacar los pañales, cogerle un ratito para que se duerma, agitar el biberón... Es una actividad para niños de entre tres y seis años.

Como si fuera mayor

“ES MÍO, SÓLO MÍO”. Enseñarles a compartir es importante, pero se trata de una lucha constante y difícil. La mejor forma de que un niño aprenda a hacerlo es participando en juegos en los que sea necesario prestar las cosas o turnarse para utilizarlas. Por ejemplo, juega con él a la pelota, alternando y pasando el balón a los demás compañeros de juego. Es importante que la pase una y otra vez, para que vea que también resulta muy divertido prestar las cosas y participar en juegos de equipo.

“ME DA VERGÜENZA...”. Hay niños más vergonzosos que otros y eso hay que respetarlo. No es recomendable estar constatemente diciéndole: baila, canta, da un beso a la abuela... Pero si quieres ayudarle a dar ese primer paso y a romper el hielo, puedes, por ejemplo, organizar un concurso de baile. A los niños les encanta bailar. Tienes que recurrir a pañuelos, pareos, diademas, sombreros... Si son niñas, maquíllalas. Empieza tú, pon la música alta y a bailar; exagera un poco, para que se rían de ti y tu hijo compruebe que no pasa nada porque los demás se diviertan con tu baile. Y si, además, hay más niños, perfecto.

“HA SIDO ÉL, YO NO MIENTO”. En ocasiones, miente sin querer. No se trata de regañarle, sino de enseñarle que es mejor decir la verdad, aunque tú te puedas enfadar un poco. Cuéntales una historia tuya de aquella vez que mentiste y salió todo mal; deja que se identifi quen contigo y que vean que después de todo, no fue tan grave. Anímale a decirte la verdad y dale las gracias por el esfuerzo.

Jugar es saludable

EL JUEGO ES BUENO para el bienes físico y psíquico de los niños, pero también es divertido. El juego, ante todo, es placer, aunque también es una experiencia de libertad, una actividad que requiere esfuerzo, imaginación y responsabilidad. Según los expertos, las actividades lúdicas les permiten estimular la creatividad, la inteligencia, la sociabilidad... Además, refuerzan los lazos del pequeño con los padres.

LES ENSEÑA COSAS PRÁCTICAS, pero también a ser mejores con los demás. Los pedagogos reconocen la influencia que el juego tiene para el desarrollo equilibrado del niño, en sus aspectos psicomotores, cognitivos, afectivos y sociales. Desde su nacimiento hasta los seis años, se trata de una herramienta básica, tanto en el colegio como en casa. 

LA LEGISLACIÓN EDUCATIVA ACTUAL identifica el juego como una necesidad básica de la infancia, en concreto de la etapa de Educación Infantil, por su carácter motivador, globalizador de contenidos y mediador de aprendizajes. Según la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), “la metodología educativa se basará en las experiencias, las actividades y el juego, en un ambiente de afecto y confi anza”. Los niños deben jugar solos, con otros niños y con los padres. Es importante reservar cinco minutos al día para hacerlo.

LOS JUGUETES ACTUALES estimulan mucho su imaginación, pero debes pensar que ellos son felices con una simple caja de cartón y un rollo de papel de regalo. A la hora de ir a comprarlos, deben adecuarse no sólo a la edad del pequeño, sino también a sus gustos, motivaciones y capacidades.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

12 nuevas cremas hidratantes para tu rostro by @ana_anaparrilla #Belleza #Tratamientos https://t.co/1lQvDWRRzo https://t.co/GAwNmHcX8r Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

"No tengas miedo a cometer errores. De ellos salen las mejores lecciones". Buenos días y #felizmartes https://t.co/04XsPQH4yx Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Nuestra @marsaura lo vuelve a conseguir... Pedazo de look! Queremos ese vestido! 😍https://t.co/gi4xrIdgYH #moda https://t.co/iOJDfhfaCQ Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Nos vamos de compras! Esta son las novedades de la semana https://t.co/12mY0MW2BP https://t.co/8h69lKgdGe Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Polvos de #maquillaje: compactos, sueltos o traslúcidos ¿cuál elegir? @pilarlucas1 te ayuda #Belleza… https://t.co/oRdcnh0Ecc Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Consigue un lote con los mejores productos de #belleza del año. ¿Cómo? Vota en nuestros #PremiosBelleza… https://t.co/pmlL4CbEEL Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Entrenamiento anti excusas! Nos lo trae, como no, nuestra @patrymontero https://t.co/Sngt5NGwnj #fitness https://t.co/EtAn0kyFTa Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Ven! @mujerhoy y @finanzascom te invitan a #WomenInsights, encuentro de mujeres influyentes. Pide tu invitación:… https://t.co/GwMnJBhpfY Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Cosmética rosa para apoyar el #DíaMundialContraElCancerDeMama #Cáncer #Belleza https://t.co/UigwuPtPrs https://t.co/aaLfVOtjjh Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito