Educar

Foto: No se trata de un manual de pedagogía, "es una invitación a vivir el ejercicio de la paternidad sin examinarse ...

El buen humor y la firmeza, claves para ser un buen padre

  • La periodista María Ángeles López Romero recomienda, en su nuevo libro “Papás blandiblup. Retrato de las dudas y debilidades de los padres de hoy”, no examinarse tan duramente cada día para ejercer la paternidad con sentido del humor y firmeza. Esta es una de las claves de la nueva obra, que, según explicó la autora a Europa Press, ofrece “propuestas educativas deducidas de la observación y el sentido común”.

No se trata de un manual de pedagogía, "es una invitación a vivir el ejercicio de la paternidad sin examinarse duramente cada día ni mantenerse siempre al borde del abismo, a afrontar la educación de los hijos con sentido del humor, aunque con firmeza y seriedad".

Algunos de los temas que trata María Ángeles López Romero en este libro son los gritos, el ’prohibido tocar’, la hora del sueño, de la comida, de los deberes, de los juegos, las fiestas, la iniciación en la sexualidad o la emancipación. "Se trata de un retrato de la actual generación de padres, treintañeros y cuarentones, y sus dudas y debilidades a la hora de ejercer la paternidad, realizado a partir de la recopilación de testimonios y anécdotas reales cargadas de ironía y sentido del humor, e inspirado en una serie de reportajes publicados en la Revista 21rs bajo el epígrafe de Cómo ser padres hoy y no morir en el intento", señaló la autora.
 
Papás blandiblup
servirá a los padres de hoy, según la intención de María Ángeles López, para "desdramatizar las situaciones y conflictos y para encontrar pistas para caminar por el complejo terreno de la educación". "Pistas, que no recetas, porque no existen en esto de criar a los hijos", detalló.

Y hace una reivindicación: que hagamos pedagogía de la paternidad. Que contemos no sólo las preocupaciones, angustias y malos ratos que nos dan los hijos, sino también y sobre todo las satisfacciones que producen. Lo que nos enseñan para andar por la vida y sus misterios.

"Ser padres puede ser maravilloso, aunque los de esta generación seamos blanditos, pegajosos, dubitativos y tengamos muchos miedos ante los sobresaltos provocados por nuestros hijos. Ésos que un día nos preguntan "Mamá, ¿qué es el porno?" y otros nos dicen que no pueden recoger la mesa porque vomitan, que meten un bolígrafo en el microondas para ver cómo arde, o le dicen a sus padres que, como se ha portado mal, "mejor este año, en vez de los Reyes, me traéis vosotros los regalos", dice en primera persona esta madre de tres niños.