Educar

Foto: 1. HAZLE UN MASAJE CARIÑOSO Para acercarte a tu hijo, sin recurrir al lenguaje, dale un masaje y podrás relajarle ...

Ejercicios divertidos para jugar con tu hijo

  • Compartir las tareas cotidianas ayuda a mejorar vuestra comunicación

1. HAZLE UN MASAJE CARIÑOSO
Para acercarte a tu hijo, sin recurrir al lenguaje, dale un masaje y podrás relajarle cuando esté inquieto, ya que al tocar los pies estamos incidiendo sobre todas las terminaciones nerviosas.

2. A MARCAR EL RITMO
Marcad el ritmo sobre distintas canciones, bien con instrumentos musicales o con elementos caseros que puedan golpearse o que produzcan sonido. Puedes comenzar con la música que suele escuchar e ir agregando algunas nuevas, para que las descubra.

3. UTILIZAD LOS OBJETOS
Jugad con un elemento, como esta pelota, que invite al movimiento. Desarrollad sus habilidades motrices y su plasticidad corporal con pañuelos, sábanas o sillas.

4. INTERPRETAD UN CUENTO
A los niños les gusta mucho interpretar con su cuerpo los cuentos mientras los escuchan. Podemos hacerlo con ellos o convertirnos en su cuentacuentos. Por ejemplo, en el de los tres cerditos, haz mímica interpretando los soplidos o los empujones a las casas. Aprovecha y agrega al relato situaciones con movimiento cuando no las haya. Si además apoyas las acciones con la voz, de acuerdo con el carácter de los personajes, tus hijos irán desarrollando su expresión y desinhibiéndose a través del juego.