Educar

Foto: El Ayuntamiento de Madrid, al igual que otros muchos de toda España, recoge árboles con las raíces intactas para ...

Fiestas blancas y más ecológicas

  • Ya estamos en esa época, la Navidad, que puede llegar a ser tan agobiante como encantadora. En casa no es Navidad sin un abeto. Lo más ecológico es comprar ejemplares de producción controlada o pinos de tala (árboles a los que se les corta la copa). Aunque los artificiales se pueden reutilizar, están hechos en PVC, un plástico difícil de reciclar.

El Ayuntamiento de Madrid, al igual que otros muchos de toda España, recoge árboles con las raíces intactas para compostaje (abono vegetal) o para replantar. En la capital se pueden llevar al vivero municipal de la Casa de Campo (telf.: 91 548 95 12/13/14). Otra alternativa es utilizar ramas de otras especies, como olivos, encinas, manzanos o madroños, y meterlos en jarrones.

Aparte de los típicos adornos podemos involucrar a los más pequeños para que ellos mismo realicen otros. Por ejemplo, galletas de diferentes formas, figuras de fieltro o retales de tela, bolas de papel maché, etc. Este año, en casa decoraremos nuestro árbol con guirnaldas de palomitas, galletas, bastoncitos de menta y unos animales de alpaca hechos por mujeres indígenas de Bolivia (Baby Deli, c/ Lagasca 54). Para los que quieren decorar la casa y el árbol con luces, los leds de bajo consumo son la única opción verde.

Para la cena de Nochebuena es mejor usar velas de cera de abeja o de soja, ya que son mucho más eficaces y, al no estar hechas a base de petróleo, duran más, queman mejor y no emiten gases tóxicos al ambiente. Por supuesto, no hay Navidad y Reyes sin regalos. Hay que hacer un esfuerzo por ahorrar papel a la hora de envolverlos. Lo mejor es usar papel reciclado, kraft o bolsas de este material para personalizar cada regalo.