Educar

Foto: "Nos separamos tras 20 años de matrimonio. Mi hija tenía 13 años y mi hijo, nueve. Seguimos viviendo juntos mientras ...

Jorge Skibinsky, médico: “Unas horas no dan para ser padre”

  • Tuvo, durante dos meses, la custodia compartida de sus hijos con separación contenciosa y oposición fiscal.

"Nos separamos tras 20 años de matrimonio. Mi hija tenía 13 años y mi hijo, nueve. Seguimos viviendo juntos mientras vendíamos la casa y eso fue un problema: ella provocaba situaciones violentas para buscar una separación más directa. Al final, tuve que abandonar la casa. Tenía tres trabajos, me llegaba justo para la hipoteca y vinieron más problemas: casa nueva, los horarios de visita... Me tocaba verlos los miércoles por la tarde y los fines de semanas alternos. Con eso no puedes ejercer de padre ni hacer nada formativo, así que todo era ocio: comíamos, nos divertíamos... Mi ex no vendía la casa, como habíamos acordado, y dejé de pagar la hipoteca. Sólo le pasaba la manutención de mis hijos. Ella quiso negociar y exigí un sistema de custodia compartida sin intercambio de dinero. El fiscal se opuso, pero el juez nos la concedió: tres días para uno y cuatro para otro. Tras dos meses, vinieron los incumplimientos. Ella acabó pidiendo un cambio de medida al juzgado de familia. Se canceló la custodia compartida y decidimos que yo me quedaría con mi hijo varón y ella con nuestra hija. Los dos usábamos a la niña para sacarle información y tardé un tiempo en darme cuenta de mi error. Mi segunda pareja me hizo comprender que era una equivocación. Le dije a la niña que, mientras estuviéramos juntos, no hablaríamos sobre su madre y ella comprendió que así todo iría mejor. Cuando la mayor se relajó, el pequeño también lo hizo. Ahora, con 16 años, no recuerda aquello como muy traumático".