Educar

Foto: La fertilidad alcanza su punto más álgido a los 20 años y luego decae paulatinamente. Pasados los 40 años, la mujer ...

Madres después de los 40

  • El porcentaje de madres primerizas de 40 a 44 años se elevó en un 50% el pasado año. Los cambios sociales y, sobre todo, la incorporación de la mujer al mercado laboral, ha hecho que sea cada vez más frecuente que las mujeres pospongan la maternidad más allá de los 40. Los tiempos han cambiado y las exigencias de la sociedad actual hacen que cada vez sea más frecuente la maternidad tardía, porque en la actualidad ser cuarentañera no es un impedimento para ser madre. A pesar de ello, existen todavía muchos miedos acerca de la mal llamada “madre abuela”.

La fertilidad alcanza su punto más álgido a los 20 años y luego decae paulatinamente. Pasados los 40 años, la mujer entra en lo que se ha denominado la peri menopausia y desde los 40, el 33% de las mujeres tienen problemas de fertilidad. Sin embargo, esto no quiere decir que una mujer no pueda ser madre a los 45 años. Cada vez son más los casos que se conocen de mujeres maduras que han decidido tener a su hijo pasado la barrera de los 40, aunque las probabilidades de quedar embarazada disminuyan.


Ventajas de la maternidad tardía


- La madurez que se posee para hacer frente a una maternidad es mayor. Se posee la serenidad y paciencia que solo el paso de los años da.
- La estabilidad emocional, familiar y económica es mayor.
- La ciencia facilita el embarazo. Los análisis genéticos permiten tener conocimiento de posibles malformaciones en el feto.

Inconvenientes de la maternidad tardía

- Es necesario prepararse psicológicamente para aceptar que el embarazo puede tardar en conseguirse.
- Generalmente hay que acudir a una clínica de reproducción asistida, por lo que el costo es elevado.
- La energía para soportar noches de insomnios, juegos constantes y una mayor actividad física es menor.
- Normalmente no presenta problemas para la madre, pero sí implica mayores riesgos para el feto ya que existe una mayor probabilidad de que éste presente enfermedades genéticas o malformaciones congénitas.
- El porcentaje de cesáreas es mayor porque los músculos y huesos de una mujer madura son menos elásticos.
- Mayor riesgo de embarazo gemelar a consecuencia de los tratamientos de reproducción asistida.
- La diabetes y la alta tensión arterial pueden producirse por primera vez durante el embarazo. Son desordenes que no entrañan riesgo alguno para la madre ni para el bebé si se diagnostica desde su comienzo.
- Es más difícil conseguir el embarazo y más fácil el aborto en los primeros meses.
- El parto prematuro es más habitual.