Educar

Foto: 1. CRISTINA MARTÍNEZ Y DAVID NIETO, padres de Rocío, de 4 meses• “La llegada de un niño –dice Cristina– siempre supone ...

La opinión de los padres

1. CRISTINA MARTÍNEZ Y DAVID NIETO, padres de Rocío, de 4 meses

• “La llegada de un niño –dice Cristina– siempre supone gastos: ropa, cuna, cochecito.... Por el nacimiento de Rocío recibí 100 €de la Comunidad de Madrid, y después, como madre trabajadora tengo derecho a cobrar, durante tres años, 1.200 €anuales. Pero más que el dinero, que se gasta rápidamente, nosotros echamos de menos más plazas en guarderías públicas, que es especialmente complicado para los menores de un año, y más ayudas para las privadas. Tras mucho buscar, tuvimos suerte, encontramos una por unos 400 €mensuales, un gasto fijo más. Otro de los aspectos que nos preocupan es conciliar la vida laboral con la familiar: quién va a llevarla o a recogerla, si se pone enferma ir con ella al pediatra... es como hacer encaje de bolillos, sin agujas”.

2. ÁLVARO FERNÁNDEZ Y CAROLINA ARCHILLA, padres de las mellizas Alba y Candela, de un mes

• “Cuando tienes mellizos los gastos son dobles y en el mismo momento, lo que no te permite aprovechar nada de uno para otro. Pensábamos que existían más ayudas, dado que el gasto se multiplica por dos, pero la realidad es otra distinta. Por parto múltiple recibimos de la Junta de Andalucía 2.200 € y a partir de ahí, salvo los 1.200 €anuales por ser madre trabajadora, se acabaron las ayudas. Alba y Candela son prematuras, el médico nos prescribió una leche especial, cada paquete de 400 gramos vale 25 €y hay que comprar para dos. Además, no la cubre la Seguridad Social y si ¿no pudiésemos permitírnoslo? O los pañales para bebés prematuros, que valen 25 €, 20 pañales. Algo exagerado y carísimo. Como esto, todo: la guardería pública es inalcanzable, mientras que la privada nos supone un gasto doble. Respecto a la baja laboral, la diferencia entre uno o dos niños son dos semanas de baja más, lo cual sigue sin ser proporcional”.

3. STEFANIE MILLA, madre adoptiva de Madot, de 14 meses

• “Adoptar siempre es complicado y, desde luego, lo que menos importa es el tema económico. Es sólo otro añadido. Factores como el apoyo, la unificación de criterios de las Comunidades Autónomas, una mayor profesionalidad del personal encargado de las adopciones... Aquí es donde hay que incidir. Los niños sólo quieren que los quieran. Por suerte, las circunstancias personales de mi hija no fueron tan espantosas como en otros casos, pero todos debemos prepararnos, ser conscientes de lo que conlleva. Estos 2.500 €suponen un cambio cultura y de opinión importante, pero es sólo un paso. Hay que ofrecer una buena estructura de apoyo y una red de guarderías que permita dejar a tus hijos bien cuidados y que no te cueste el sueldo. Percibí 600 € por la adopción, más la ayuda por madre trabajadora. ¿Suficientes? Evidentemente no. Todos sabemos los gastos que supone un hijo, al margen de sus necesidades básicas: cuidadora, colegio...”.

4. TERESA BARRIOS, madre soltera de María, de 4 años

• “La sensación es que a nadie le importa que, a nivel económico y de responsabilidad, el niño tenga uno o dos padres y lo que está claro es que se trata de una situación distinta, que requiere parámetros diferentes. Cuando me quedé embarazada, me recorrí todos los organismos buscando información y ayudas. Fui a los Servicios Sociales del Ayuntamiento, al Instituto de la Mujer... la respuesta siempre era igual: no existían ayudas específicas para familias monoparentales. Como madre trabajadora recibí 1.200 €de una vez para afrontar los gastos más importantes. Según va creciendo María, éstos van cambiando, pero no disminuyendo. Al colegio hay que sumar las actividades extraescolares, el comedor... No pido soluciones mágicas, sólo poner de manifiesto que, además de la renta, deben tenerse en cuenta otros factores. Criar a un hijo es una tarea difícil, que se hace más complicada si estás sola”.