Educar

Foto: A los veinte años, las probabilidades de tener un hijo con alguna malformación, son de una entre mil, a los 45 es ...

El parto: ¿siempre cesárea?

  • ¿Por qué un hijo a esa edad?. Son muchas las razones que podrían dar las mujeres que han sido madres maduras y todas ellas tan respetables como las de las que decidieron hacerlo siendo muy jóvenes. Las que así lo han sido defienden que cualquier edad es buena para que una mujer vea cumplido su sueño de ser madre y máxime en la actualidad, cuando los 40 años no son los de antes, cuando a esta edad para muchos comienza una nueva vida, un nuevo matrimonio, un nuevo trabajo…, entonces, ¿por qué no un hijo?. Sin embargo, los miedos acechan mucho más en estas mujeres que en las de 20… ¿Saldrá todo bien?. Es una pregunta muy común. No tiene porque salir mal, sería su respuesta, porque un embarazo a los 40 no implica mayores riesgos para una mujer sana siempre y cuando siga todos los consejos de su ginecólogo y se imponga la consulta genetista al comienzo del embarazo.

A los veinte años, las probabilidades de tener un hijo con alguna malformación, son de una entre mil, a los 45 es uno entre cincuenta; ahora bien, sigue siendo más alta la probabilidad de que el hijo nazca sano. Es más, estudios realizados afirman que los riesgos provienen de las enfermedades propias de la mujer a esa edad, y no de otra cosa, aunque el índice de cesáreas en edades mayores aumenta un 20% con respecto a las mujeres más jóvenes. 

A la hora del parto, no tiene porqué ser siempre siempre cesárea, aunque las probabilidades son mayores, dado que los músculos y los huesos de la mujer son menos elásticos. Pero no siempre es así. Hay ginecólogos que no están tan de acuerdo con ello y creen que en muchas ocasiones las cesáreas se deben a otros muchos motivos.

En algunos libros de obstetricia aún se llama “embarazada añosa” a toda mujer que da a luz pasados los 30. Hoy en día, cuando ni siquiera es a los 30… ¿no habría que dejar ya a un lado tanto tópico? Un estudio publicado en la revista “Nature” demuestra que existe una relación entre maternidad tardía y longevidad. Algunos expertos creen que el retraso de la menopausia implica que las mujeres están más tiempo protegidas por los estrógenos de algunas enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Este estudio viene a decir que las madres que dan a luz a edades avanzadas, envejecen más lentamente y viven más años que otras mujeres.

A pesar de todo ello, en España todavía se sigue clasificando a las mujeres que tienen hijos después de los 40 como “madres abuelas".

El libro “Nunca es tarde para ser madre”, de Victoria López Rodó, doctora en la clínica Dexeus de Barcelona echa una lanza a favor de la maternidad tardía: “ Tengamos la edad que tengamos, las mujeres vamos a ser capaces de desarrollar el papel de madres. Que una mujer hoy tenga el doble de edad que cuando su madre la tuvo a ella, no la convierte en una madre abuela. Independientemente de la edad, la maternidad es un reto”.