Educar

Foto: Casi la mitad de las mujeres a las que se les practica una interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en España ...

La realidad del aborto en España

  • El 42% de las mujeres a las que se les practica una interrupción voluntaria del embarazo en nuestro país son inmigrantes. Son las de nacionalidad rumana las que más se acogen a esta práctica, seguidas de las ecuatorianas, las bolivianas y las colombianas.

Casi la mitad de las mujeres a las que se les practica una interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en España son inmigrantes, de entre 20 y 29 años, y conviven con su pareja, según los resultados de un estudio realizado por el Equipo Daphne, en colaboración con Bayer, realizado en un total de 2.475 mujeres que acudieron a las principales clínicas que practican abortos en este país, como la Dator, Isadora o El Bosque (Madrid).

De este modo, y excluyendo aquellos abortos debidos a malformaciones fetales, se observó que en la población inmigrante se producen más a menudo estas prácticas, siendo las mujeres de nacionalidad rumana las que más se acogen a esta práctica, un 24%, seguidas de las ecuatorianas, las bolivianas y las colombianas. De hecho, según la presidenta de la Federación de Planificación Familiar Estatal y una de las autoras del estudio, Isabel Serrano, si no se tuvieran en cuenta los abortos de las mujeres inmigrantes "la tasa de abortos en España estaría bajando", asegura esta experta.

Esto se debe fundamentalmente a que las mujeres inmigrantes "tienen más dificultades para negociar un sexo seguro", asegura esta experta, ya que sólo la mitad de las encuestadas utilizaban algún método anticonceptivo en el momento en que se produjo el embarazo.

No obstante, en las mujeres españolas que abortaron también hay una cifra significativa de quienes no utilizaban anticonceptivos, un 36,2% y, además, de las que lo utilizaron hay un alto porcentaje -aproximadamente la mitad- que no lo hacían correctamente, aseguró el jefe de Servicio del Hospital del Cristal Piñor de Ourense, José Luis Doval.

Según los resultados de esta encuesta, de las que aseguraban usar la píldora anticonceptiva, el 70% hacían un "mal uso" de la misma -incluyendo la alternancia con métodos naturales y los fallos en los ciclos-, mientras que, entre las que usaban el preservativo en sus relaciones sexuales el 70% lo empleaba de forma inconsistente y sufrieron alguna incidencia, como la rotura o que se saliera.

De este motivo, ambos expertos abogaron por aumentar las campañas de concienciación, especialmente entre el colectivo inmigrante, sobre los métodos anticonceptivos dado que su uso, en virtud de estos datos, no es del todo adecuado. No obstante, advirtió Isabel Serrano, el uso eficiente de los anticonceptivos serviría para reducir los datos de aborto, pero "no acabaría con él".

Igualmente, esta experta insiste en que también existe un desconocimiento acerca de la píldora postcoital, tanto de sus propiedades como del modo de adquisición, ya que nueve de cada diez de las mujeres que abortan no recurrieron a esta técnica. Según apunta Serrano, "el motivo es que o bien no hubo percepción de riesgo en el momento de mantener la relación sexual o bien porque no se supo donde acudir".