Educar

Foto: A partir de los dos años los expertos recomiendan juguetes que promuevan la imitación, es decir, que los pequeños ...

¿Son seguros los juguetes de tus hijos?

  • ¿Cómo acertar con el juguete más adecuado? Lo correcto sería tener en cuenta ante todo la edad del menor al que va destinado. Para los bebés lo mejor son todos aquellos productos que estimulen sus sentidos mientras que a partir de su primer cumpleaños lo indicado es optar por andadores y juegos que le permitan apilar y construir, todo ello para fomentar su desarrollo físico e imaginativo.

A partir de los dos años los expertos recomiendan juguetes que promuevan la imitación, es decir, que los pequeños aprovechen sus horas de juego para convertirse en maestros, médicos o cocinero. La gama es muy amplia, todo depende de los gustos del pequeño de la casa. Los juegos de mesa empiezan a ser indicados para niños de cuatro años en adelante. Su complejidad avanza con la edad.

Qué evitar

Bordes cortantes, puntas peligrosas, todo aquello que pueda herir al menor. ¿Que tu hijo quiere un arco y unas flechas para imitar a Robin Hood? Pues adquiere este producto con la punta redondeada o protegido su extremo por una ventosa. ¿Que quiere mejor un osito de peluche? Lo primero será comprobar que el juguete no es inflamable.

¿Cuándo es seguro un juguete?

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes detalla una serie de cuestiones que hay que tener a la hora de adquirir un regalo para nuestros hijos.

1- Hay que comprobar que el juguete lleve el marcado CE, obligatorio, que las instrucciones estén en castellano y que esté identificado perfectamente su fabricante o el responsable de su comercialización.

2- El juguete debe atender los intereses de los menores y asegurarse de que el juguete es adecuado a su edad. Para ello lo más indicado es comprobar las recomendaciones del propio fabricante en el envase.

3- Esta asociación recomienda "no dejarse engañar" por diferencias de precios excesivos en productos aparentemente iguales. Pueden ser copias o estar poniendo en riego la seguridad por ofrecer un mejor precio. La diferencia suele estar en peores materiales, malos acabados o deficiente funcionamiento, aspectos que pondrán en riesgo la seguridad de los usuarios.

4- Siempre hay que leer las instrucciones correctamente y, si es posible, montar el juguete y comprobar su funcionamiento antes de ponerlo en manos del niño.

5- Guardar las instrucciones y el envase así como conservar el ticket de compra por si procediese una reclamación.