Embarazo

Foto: La organización holandesa “Women on waves” (mujeres sobre las olas) ha fletado una nave-clínica que durante 5 días ...

El debate sobre el aborto se reabre con la llegada a Valencia del barco “Women on Waves”

  • Después de unas semanas convulsas, tanto a nivel político como social, por la creación por parte de Ministerio de Igualdad de una comisión de expertos para la elaboración de una nueva ley de interrupción voluntaria del embarazo que sustituya la L.O 9/1985, el debate se reabre, si es que alguna vez llegó a cerrarse por completo, con la llegada a las cercanías de la costa valenciana del conocido como “barco del aborto”.

La organización holandesa “Women on waves” (mujeres sobre las olas) ha fletado una nave-clínica que durante 5 días permanecerá anclada a 12 millas de la costa de Valencia para ofrecer atención e información médica gratuita sobre el aborto a aquellas mujeres que la soliciten.

Al encontrarse atracada en aguas internacionales, no está bajo la tutela de la legislación española vigente que, según el artículo 417 bis del Código Penal, sólo considera no punible la interrupción voluntaria del embarazo en tres supuestos:

1. que la continuación del mismo conlleve un riesgo grave para la salud física o mental de la embarazada

2. que el embarazo sea fruto de una violación y el aborto se practique dentro de las 12 primeras semanas de gestación

3. que se presuma que el feto pueda tener graves taras físicas o psíquicas y se practique dentro de las 22 primeras semanas de embarazo.

A pesar de que a nivel institucional se están comenzando a engrasarse las maquinarias legales que den luz verde a una nueva ley del aborto que sustituya estas premisas jurídicas, la acción de Woman on Waves se llevará a cabo amparada por la ley holandesa (nacionalidad de la embarcación), que permite esa práctica en cualquier caso siempre y cuando se lleve a cabo durante las 22 primeras semanas de gestación. Así, las mujeres españolas que lo hayan solicitado podrán acudir a esta clínica flotante para interrumpir de manera legal sus embarazos no deseados.

Más de treinta organizaciones españolas han apoyado esta iniciativa (que ya se había llevado a cabo en otros países con legislaciones restrictivas al aborto como Portugal, Irlanda o Polonia) con la que pretenden convertirlo en “un proceso médico regular” cubierto por la financiación de la Seguridad Social y poner fin a la “criminización de muchos sectores” a las mujeres y médicos que lo practican.

Sin embargo, como ocurre siempre que se toca un tema tan espinoso como este, las reacciones adversas no se han hecho esperar. Además del posicionamiento radicalmente en contra de la Conferencia Episcopal Española que, siguiendo las premisas del Concilio Vaticano II, consideran el aborto “un crimen abominable”, otras organizaciones civiles han mostrado su oposición a este tipo de prácticas.

La Asociación de Jóvenes Provida de Valencia, ha anunciado su intención de “boicotear la fiesta asesina” de Woman on Waves fletando embarcaciones “cedidas por particulares de manera espontánea” para así acercarse al “barco del aborto”. Así mismo, Derecho a Vivir (DAV) ha anunciado que se unirá a esta convocatoria en contra asegurando en declaraciones de su portavoz, la Doctora Gádor Joya, que “se van a sacrificar a 14 niños en la plaza pública” en una operación “claramente propagandística que tiene lugar en un momento en el que el gobierno necesita grandes dosis para ir preparando a la opinión pública para su proyecto de aborto libre”.

Por último, el consejero de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana, Juan Cotino, ha destacado que su gobierno trabaja para "defender la vida" mientras otros "se dedican a buscar la muerte".