Embarazo

Foto: El nacimiento de un hijo es uno de los acontecimientos más importantes en la vida de una persona. Sin embargo, de unos ...

Partos múltiples: ¿qué ocurre en el vientre materno?

  • Hace unas semanas, una mujer estadounidense madre de seis hijos ha dado a luz, fruto de un proceso de fecundación in Vitro, a octillizos. Los partos múltiples, en buena parte por el desarrollo de técnicas más eficaces de reproducción asistida, son cada vez más frecuentes y el número de casos ha aumentado en un 70% en los últimos 8 años. Sin embargo, ¿cómo se desarrollan los embarazos múltiples? ¿Qué lazos unen, dentro y fuera del vientre materno, a los gemelos idénticos?

El nacimiento de un hijo es uno de los acontecimientos más importantes en la vida de una persona. Sin embargo, de unos años a esta parte, la alegría en muchas familias se ha multiplicado por dos, por tres, incluso por más, al mismo tiempo por el aumento considerable de partos múltiples. Desde la llegada de los tratamientos de fertilidad a mediados de los años 70, el número de gemelos ha incrementado en un 50%, mientras que el de trillizos y cuatrillizos se ha elevado, según datos de la Asociación Española de Pediatría y de la Federación Española de Partos Múltiples, en un increíble 400%.

Las gestaciones múltiples pueden ser de dos tipos, gemelar o de mellizos. Según explica Coks Fennestra, psicóloga y autora de “El gran libro de los gemelos”, el primero de los representa un 20% del total de embarazos múltiples, y en él, un único embrión se divide en dos o más embriones monocigóticos genéticamente idénticos y, por lo tanto, del mismo sexo; el segundo, un 80% de los casos, dos o más óvulos son fecundados a un tiempo, por lo que se conciben varios embriones que pueden ser de diferente sexo, pues tienen diferencias genéticas.

Pero las mayores sorpresas de los embarazos múltiples se descubren precisamente durante los meses de gestación. Según muestra un documental realizado por National Geographic en el que, con fabuloso detalle, se recogen imágenes generadas por ordenador de diferentes gestaciones múltiples, los gemelos se dan la mano dentro del vientre, se dan patadas, se pelean, se tiran de los cordones umbilicales… Este comportamiento pasivo o agresivo, afirman los científicos, puede continuar después del nacimiento y determinará las relaciones entre los hermanos en años futuros.

A partir del cuarto mes, las mamás ya empiezan a notar los primeros movimientos de los bebes y es que es a partir de este momento cuando el cerebro desarrolla vías neuronales que permiten al feto ser sensible a otras partes de su cuerpo y a elementos de su entorno. Al tiempo que empieza a moverse, también desarrolla un sentido que le hace consciente del espacio que le rodea y de quién está junto a él, de manera que los gemelos, trillizos y fetos de embarazos múltiples desarrollan el sentido de la propiocepción con ayuda de sus "hermanos", al reaccionar ante los estímulos de éstos.

Sin embargo, más allá de características biológicas que los unen, mucho se habla de los lazos invisibles que atan de una manera especial a los hermanos que se han gestado al mismo tiempo en el vientre materno. Durante nueve meses (a menudo menos, pues es bastante habitual que los partos se adelanten) los hermanos “comparten habitación” en el vientre materno, por lo que no resulta sorprendente que, una vez en el mundo exterior, se establezca entre ellos una relación especial.

Y es que, según parece, la composición genética es fundamental en la formación de la personalidad. Apoyándose en el caso de Daphne y Bárbara, dos gemelas separadas al nacer y educadas una en una familia de científicos y la otra en una de granjeros, el equipo de investigación de NG asegura que, al conocerse a los 40 años, ambas descubrieron cómo sus vidas habían seguido, sin saberlo, una trayectoria muy similar. ¡Incluso su estilo al vestir era muy parecido! Además, según revela también el documental, los gemelos, a pesar de compartir identidad genética, pueden ser muy diferentes físicamente.