Palabra de celebrity

  • En principio, estoy en contra de que los famosos se dediquen a escribir para niños. Qué le vamos a hacer, no creo que nadie, por el hecho de ser un músico famoso, un político o un actor tenga una visión más clara de la literatura en general o de la infancia en particular. Sin embargo, lo cierto es que la mayor parte de los libros escritos por "celebrities" son solidarios o tienen interés social (y no podemos negar que sus voces se oyen más claramente que las de la gente "normal"). Además, tengo que reconocer que el relato de Rania me ha gustado.

"Salma y Lily” (Ediciones B) es un bonito  relato sobre la convivencia de culturas basado en una pequeña anécdota de la infancia de la reina Rania. El libro, un álbum ilustrado apto para niños desde cuatro años, relata cómo dos grandes amigas se enfadan por un motivo muy tonto: una de ellas suele almorzar un sándwich de mermelada; la otra, un bocadillo de hummus. Cada una compadece en secreto la comida poco apetitosa que tiene que comer la otra; y, cuando al fin se lo confiesan, estalla la tormenta: “¿Cómo que mi bocadillo es asqueroso? ¡El tuyo sí que lo es!”.

Naturalmente, esta pequeña disputa infantil es una metáfora de tantas otras diferencias culturales que los adultos no siempre saben solventar de forma tan cordial como estas dos pequeñas. Las ilustraciones, de Tricia Tusa, son muy simpáticas y luminosas, y el libro se lee en un vuelo y deja con buen sabor de boca.

Pero la reina Rania no es la única “celebrity” que escribe para niños. Hace unos meses, el presidente estadounidense Barack Obama levantó algunas ampollas con su libro “Sobre ellos canto: una carta para mis hijas”, en el que ensalzaba a 13 personajes relevantes de su país. Al parecer, las alabanzas a Toro Sentado, responsable de la muerte del general Custer, no sentaron bien entre los sectores conservadores. Y eso que todos los beneficios van destinados, precisamente, a becas para hijos de soldados estadounidenses muertos o heridos.

Mucho más inocente fue el lanzamiento, en septiembre de 2010, de “Late for school” (llego tarde al colegio), un desternillante relato con la firma del actor Steve Martin y canción (creada e interpretada por él, que para eso tiene un Grammy) incluida.

Y, por supuesto, no hay que olvidar a verdaderos expertos del género. La actriz Julie Andrews ha escrito más de 20 libros infantiles junto con su hija. Jamie Lee Curtis lleva ya 10, todos realizados con la colaboración de la ilustradora Laura Cornell. En España puede encontrarse alguno de ellos, como “Me gusto” o “Cuéntame el día que nací” (ambos de Serrés). El segundo, un bonito relato sobre la adopción, sólo lo he visto en catalán, por cierto. Madonna ha publicado 15 títulos, algunos sobre la cábala, y Bill Cosby ha creado su propia serie, Little Bill, que ha llegado ya a la pequeña pantalla.

¿Y en el panorama español? También hay muchas celebrities con su libro infantil bajo el brazo. Hace unos meses, el diseñador Jordi Labanda y la periodista Joana Bonet presentaron “Hadapaca” (Editorial Pirueta), un divertido relato sobre un hada que aspiraba a ser una chica normal. La presentadora Paloma Lago ha publicado cinco títulos; dos de ellos, protagonizados por el lince Max (y ambos de Edelvives), forman parte de una campaña contra la obesidad infantil. Y Eugenia Martínez de Irujo se encargó de las ilustraciones de un tomo para la Fundación Pequeño Deseo.

Autora

+info
Autora

Recomendaciones literarias para niños y adolescentes, consejos para padres y reflexiones sobre libros infantiles y juveniles de la mano de Rosa Gil, redactora de Mujer Hoy.

Publicidad
Publicidad
Publicidad