¡No en la cama de los papás!

Mujer descansando en la cama

  • Dedico especialmente este artículo a los progenitores que consienten que sus hijos pernocten en el dormitorio conyugal e incluso compartan el mismo lecho. La experiencia me demuestra que no se pueden hacer concesiones con el dormir infantil en la cama de los papás.

Es bien conocido que el niño utiliza mil y una artimañas para que se le acepte a compartir el dormitorio paterno. Las excusas son múltiples: “¡No puedo dormir!”, “¡Tengo miedo!”, “Que papá me de un beso”, “¡Tengo sed!”, “¡Tengo pipí!”, “Que me cuente un cuento”, etc. Estos rituales nocturnos de última hora van en aumento en la actualidad y cada vez visito a más niños insomnes, más miedosos y más necesitados de la compañía de sus padres.

¿Razones? La sociedad en general y la familia en particular, crean más situaciones de inseguridad que de seguridad para los menores. Si el niño llega a compartir el dormitorio de los padres de una manera habitual, pueden suceder varias cosas. Que los padres hagan caso omiso del hijo y realicen normalmente sus actividades sexuales (no es frecuente), con lo cual el niño puede sobreexcitarse por todo lo que observa y oye.

Otra posibilidad, es que la presencia del hijo en el dormitorio conyugal “sea un excusa” para que los padres (o uno de ellos) justifiquen no poder tener sus relaciones sexuales, por aquello de que “Querido/a, puede despertarse el crío”.

¿Cómo interpretar esta decisión? Ya lo he dejado escrito en varios de mis libros 1 y lo vuelvo a decir aquí: es un claro pretexto (por parte de un progenitor o de ambos) para evitar el cumplimiento de las relaciones sexuales. Y voy aún más lejos, porque así me lo demuestra la experiencia: es un signo de que el matrimonio está en vías de ruptura.

Lo que no está del todo claro es si es el hijo quien entra en la cama con la madre porque el padre se aleja o si es el padre el que abandona el dormitorio porque el hijo ocupa su lugar... Y el padre, habitualmente, termina durmiendo en el tresillo del salón.

Castells, P. Los padres no se divorcian de sus hijos (Aguilar, 2009)

Autora

+info
Autora

Patrono y representante de la Fundación Alia2. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Pediatría, Neurología y Psiquiatría y Profesor de la Universidad Abat Oliba CEU de Barcelona, Paulino Castells (www.paulinocastells.com) también es padre de cuatro hijos y abuelo de cinco nietos. Por eso, semana tras semana, nos irá contando cómo educar a nuestra familia con auténtico conocimiento de causa...